Crean un sistema más seguro para enviar contraseñas a través del cuerpo

contaseña segura

Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington en Estados Unidos ha desarrollado un nuevo método más seguro para transmitir contraseñas entre unos dispositivos y otros: se trata de enviarlas por el cuerpo del usuario, en lugar de hacerlo por el aire, como hasta ahora. 

Cuando mandamos nuestras credenciales por WiFi o Bluetooth de un aparato a otro, el envío se efectúa mediante ondas de radio a través del aire, por lo que estas transmisiones son vulnerables a los ataques de piratas informáticos, que cuentan con las herramientas necesarias para romper el código de cifrado. 

En la Universidad de Washington han querido encontrar un método más seguro, y han ideado un sistema que permite utilizar el cuerpo humano para tal fin. Mediante esta técnica, las claves privadas se envían utilizando transmisiones de baja frecuencia generadas por sensores de huellas dactilares y las pantallas táctiles de los teléfonos móviles. 

"Los sensores de huellas dactilares se han utilizado hasta el momento como dispositivo de entrada", explica Shyam Gollakota, uno de los miembros del equipo. "Lo que es interesante es que hemos demostrado por primera vez que también se pueden aprovechar para enviar información confinada al cuerpo que nos toca".

Para funcionar, el nuevo sistema de autenticación aprovecha las señales ya generadas por los sensores de huellas dactilares y las pantallas táctiles, y conduce la información a través del organismo del usuario hasta el dispositivo que queremos desbloquear, como una cerradura inteligente o un smartphone.

Estas son las 25 peores contraseñas que debes evitar

Por ejemplo, para abrir una cerradura inteligente, habría que tocar el pomo de la puerta y poner el dedo en el sensor de huellas dactilares del smartphone. Las claves se enviarían por el cuerpo y desbloquearían la cerradura. De este modo los datos no viajan por el aire, disminuyendo el riesgo de que sean interceptados por usuarios malintencionados. Los investigadores han comprobado que el nuevo método de autenticación funciona adecuadamente en diferentes posturas y situaciones.

Los científicos aseguran que esto solo es el primer paso, y actualmente están trabajando para mejorar la velocidad de transmisión.