Skip to main content

Cuando una alerta de misil depende de un botón

La alerta de misil en Hawái se debió a un error de diseño.

15/01/2018 - 09:34

Hace unos días todos los habitantes de Hawái recibieron un SMS alertando de la llegada inminente de un misíl balístico, pero se trataba de un error. Nunca existió tal misil, sino que fue una falsa alarma muy mal gestionada y -según sabemos ahora- debida a un garrafal fallo humano, o más bien a varios de ellos.

Cierto es que todos han culpado al empleado que pulsón el botón para enviar la alerta de misil en Hawái pero ¿por qué lo hizo? ¿Cómo pudo cometer tal error? Según se acaba de filtrar, el problema no es que el empleado en cuestión sea un inepto, sino que la interfaz del programa que gestiona la emisión de altertas y simulatros está terriblemente mal diseñada.

Al parecer, la decisión de enviar un SMS de simulacro o uno real depende de si pulsas un botón u otro, y los dos están realmente cerca. Es algo parecido a cuando pulsas la B o la V en tu teclado, pero con consecuencias mucho más graves.

Según publica The Washington Post, la interfaz de dicho programa es algo así: dos botones en la zona inferior que presentan una opción de "Probar Alerta de Misil" y otro de "Alerta de Misil", ambos físicamente muy juntos. A partir de ahí, todo depende de la atención del trabajador que esté a los mandos, pues el software ni siquiera requiere de un mensaje de confirmación. Una vez que pulsas, se envían millones de SMS.

Estos son los antivirus más vendidos en Amazon España

Desde luego, que nadie se haya preocupado por introducir un resideño es algo realmente preocupante, aunque seguro que a raíz del primer error grave se preocupan de mejorar su interfaz. Lo milagroso es que no haya ocurrido un incidente similar antes y que en ningún momento se haya cuestionado la necesidad de algún tipo de autorización secundaria para emitir una alarma de misil.

¿Cómo puede ser que algo tan sensible dependa de una interfaz tan rematadamente mal diseñada? Estaría bien saberlo, aunque no es algo totalmente sorprendente. Sin ir más lejos hace un tiempo supimos que el armamento nuclear de Estados Unidos aún se gestiona con disquetes.

Ver ahora: