Cuidado con los keyloggers en los ordenadores de los hoteles

Cuidado con los keyloggers en los ordenadores de los hoteles, cibercafés, y otros ordenadores públicos.

La compañía de seguridad Kaspersky avisa en su blog del peligro que supone utilizar datos importantes cuando se usan los ordenadores de los hoteles.

En realidad este recordatorio se aplica a cualquier ordenador público que utilicemos en cibercafés, tiendas, academias de informática, etc.

La noticia viene al caso porque hace unos días la policía detuvo a un grupo de hackers que estaba intentando instalar keyloggers en los ordenadores de un importante hotel de Texas (Estados Unidos).

El ataque provocó que el Servicio Secreto y la división de Ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense iniciasen una investigación y advirtieran a todos los hoteles del país sobre los peligros de estos ataques.

En plena campaña veraniega, este es el mes en el que los españoles más utilizamos los hoteles, y muchos de ellos ofrecen ordenadores públicos con conexión a Internet para sus clientes.

cuidado con los keyloggers en los hoteles

Cómo protegerse al usar WiFi gratis

Es de suponer que un hotel serio y profesional tiene instaladas todas las medidas de seguridad, y pasa con frecuencia un software anti-malware, para eliminar los troyanos. Pero es algo que no debemos dar por hecho.

En los ordenadores públicos, el malware más eficaz son los keyloggers, unos programas que se esconden en la memoria y registran todas las pulsaciones que se llevan a cabo con el teclado. Después envían esta información por email a los hackers.

Con este sistema pueden espiar todo tipo de información, desde nombres de usuario y claves de cuentas bancarias o redes sociales, a números de tarjeta de crédito, y otros datos importantes.

Por tanto, la primera norma básica cuando se emplean ordenadores públicos, ya sea en un hotel o cualquier otro lugar, es no introducir datos importantes. Puedes ver páginas web, vídeos, las noticias, pero no accedas a tu banco o realices compras mientras estás en un ordernador público.

Si aún así debes acceder a tu correo imperiosamente, emplea emails temporales como Mailinator o Trashmail y asócialos a tu email real. Todo tu correo pasará por estas direcciones temporales que se borrarán en unas horas o minutos, cuando tu le digas.

Es preferible usar la conexión (y el teclado) de tu móvil con datos importantes, aunque tengas que pagar una tarifa, antes que arriesgarse al robo de datos, con consecuencias imprevisibles.