Denuncian a Australia por usar software MS-DOS en los hospitales

Denuncian a Australia por usar software MS-DOS en los hospitales

¿Te imaginas que Microsoft denunciase a tu empresa por seguir utilizando Windows XP?

Algo parecido ha ocurrido en el estado de Australia Meridional. La compañia de software Working Systems, desarrolladora del software médico CHIRON, ha denunciado al Servicio de Salud Pública del estado australiano, por obligarles a seguir manteniendo dicho software en más de 64 hospitales.

CHIRON es un programa médico basado en MS-DOS que fue creado en los años ochenta, hace más de 30 años, aunque no se introdujo en los hospitales australianos hasta los años 90 del pasado siglo.

Durante más de 25 años los hospistales públicos de salud australianos han utilizado CHIRON para almacenar el historial clínico de los pacientes. Se trata de un viejo software desarrollado para MS-DOS, un sistema operativo basado en texto que desapareció cuando Windows comenzó a extenderse, a principios de los años 90. Windows incluye una emulación de MS-DOS, que suponemos es la que usan los hospitales australianos para seguir utilizando CHIRON.

Denuncian a Australia por usar software MS-DOS en los hospitales

Los mejores cursos de programación gratis en español

Working Systems denuncia que está siendo obligada por el servicio estatal de salud australiano a seguir manteniendo CHIRON, pese a que la empresa dejó de actualizarlo hace casi 15 años, y desde 2008 sólo los hospitales australianos lo usan.

En 2003, Working Systems le propuso al estado de Australia Meridional actualizarse a MasterCare ePAS, su software más moderno basado en Windows, pero las autoridades sanitarias se negaron, por problemas de presupuesto. Ahora la licencia de CHIRON ha caducado en marzo de 2015, su fabricante se niega a seguir manteniendo el software, pero el estado de Australia Meridional quiere obligarle hacerlo, alegando que "un cambio en el software pondría en peligro la salud de los pacientes", si se produce algún fallo y los médicos no pueden acceder a los expedientes de enfermos alérgicos o que sufran patologías crónicas.

El caso ha llegado a los tribunales. El juicio tendrá lugar en diciembre, así que mientras tanto Working Systems deberá seguir manteniendo un software con casi 30 años de antigüedad basado en MS-DOS que se niega a mantener, al considerarlo anticuado y lento.

¿Quién tiene razón?

[Fuente: abc.net.au]