Don Mattrick, máximo responsable de Xbox One, abandona

Don Mattrick (derecha), junto al Presidente de Zynga

Cuando dedicas varios años a desarrollar un producto bajo una determinada filosofía, pero a la semana de la presentación esa filosofía ya no sirve, y haces justo lo contrario, resulta inevitable que el máximo responsable o bien dimita, o lo despidan. Una de las dos cosas ha ocurrido con Don Mattrick, ya ex-presidente de la División de Juegos de Microsoft, aunque posiblemente nunca sabremos cuál se ha hecho efectiva. Zynga lo ha recibido con los brazos abiertos.

El último año de Microsoft ha estado plagado de desencuentros con la crítica y, muy especialmente, con los usuarios de sus productos. Windows 8 no ha terminado de convencer a los usuarios de ordenadores de sobremesa, que no le ven demasiada utilidad a eso de las apps, teniendo miles de programas que hacen lo mismo, y a arrastrar de aquí para allá con el ratón, como si no existiese el botón de derecho (en una tablet no existe...). Microsoft ha rectificado algunas cosas con Windows 8.1, como por ejemplo la posibilidad, ahora sí, de arrancar Windows directamente en el Escritorio.

Hace poco más de un mes, Microsoft presentó la consola Xbox One. A priori parece una buena máquina, pero fue literalmente machacada por las abusivas limitaciones (en la práctica, prohibiciones) impuestas al préstamos de juegos a los amigos o la venta de segunda mano. Además exigía conectarse a Internet al menos una vez al día. Microsoft defendió esta filosofía contra viento y marea durante diez días, hasta que, de repende, anuncia en nota de prensa que lo anula todo: las prohibiciones al préstamo y la venta, y la conexión permamente, dejando en evidencia al máximo responsable de Xbox One, Don Mattrick, y a todos los ejecutivos, diseñadores de juegos y jefes de prensa que defendieron la visión original.

La consecuencia inevitable del traspiés de Xbox One es la salida de su máximo responsable, bien en forma de dimisión, o de despido. Eso es lo que ha ocurrido con Don Mattrick. La nota de prensa oficial sólo describe los hechos, pero no las decisiones: Mattrick abandona Microsoft para convertirse en CEO de Zynga, una de las compañías de juegos más famosas de Facebook, con éxitos como Farmville, Zynga Poker, Cityville, Mafia Wars, y otros muchos.

Lo cierto es que Don Mattrick no ha tardado demasiado en encontrar un nuevo trabajo. Su amplia experiencia le avala. Fundo su primera compañía, Distinctive Software, a los 17 años, y lleva más de tres décadas desarrollando juegos para Microsoft y Electronic Arts, con importantes éxitos en las sagas Need for Speed, FIFA o Los Sims.

Según Mark Pincus, fundador de Zynga, su éxito desarrollando la red Xbox Live, que ha pasado de 6 a 50 millones de usuarios en los últimos años, ha sido clave en su contratación.