Skip to main content

El FBI es incapaz de acceder al móvil del asesino de Texas

El móvil del asesino de Texas está cifrado y el FBI no puede desbloquearlo.

08/11/2017 - 11:30

La seguridad y privacidad de los dispositivos móviles se incrementa poco a poco. Primero fueron las claves de desbloqueo y después los parámetros biométricos, como por ejemplo las huellas dactilares y ahora el reconocimiento facial FaceID. Entre tanto, aunque todas estas novedades son positiva, de vez en cuando también impiden la labor de las fuerzas de seguridad.

Hasta ahora el mejor ejemplo era el iPhone del asesino de San Bernardino, autor de una matanza en California el año pasado. El FBI luchó durante meses contra el cifrado de su iPhone hasta que lo pudieron desbloquear. Ahora la historia de repite, tristemente, pues hace pocos días se produjo un nuevo tiroteo con decenas de víctimas mortales en una iglesia de Texas.

Por ahora lo que sabemos es que el FBI es incapaz de romper el cifrado de su teléfono móvil, aunque no se ha facilitado marca, modelo ni sistema operativo. Podría ser otro iPhone o un Android, ya que se mantienen en secreto los detalles de este caso tan sensible y particular.

El smartphone del asesino de Texas podría contener información importante sobre el caso, como nombres de posibles colaboradores y otros datos que ayuden a esclarecer los motivos del tiroteo, aunque hasta que el FBI no logre desbloquearlo no se podrá profundizar más en esta línea de investigación.

Las cinco mejores aplicaciones para hacer una copia de seguridad de tu móvil Android

Por suerte, la investigación desarrollada hasta ahora apunta a que no existe una trama organizada para atentar en territorio estadounidense, al menos no en relación a este último tiroteo. Más bien se trata de uno de los casos recurrentes que azotan al país nortamericano de forma casi constante año tras año.

Según la CNBC, la agencia ha trasladado el dispositivo a su cuartel general en Quantico (Virginia), donde harán nuevos intentos de acceder a su almacenamiento protegido. De no conseguirlo, es posible que las autoridades tengan que volver a desembolsar una importante suma para que lo haga una empresa privada. En el anterior caso fueron más de 900.000 dólares.

Más:

#Cifrado, #FBI