Fragmentación de Android: Jelly Bean al 59%. KitKat, 1.4%

El problema de la fragmentación de Android. Android 4.4 KitKat sólo llega al 1.4% de los dispositivos. Jelly Bean se acerca al 60%

Uno de los hándicaps de Android frente a iOS, es la fragmentación del sistema. Hace referencia a la gran cantidad de versiones diferentes instaladas en los más de mil millones de dispositivos Android que hay en el mundo.

Según las estadísticas que proporciona la propia Google, y que nos llegan a través de Android Police, actualmente hay activas seis versiones de Android posteriores a Android 2.2. Las anteriores no se contabilizan:

Fragmentación de Android Enero 2014

Tal como podemos ver en la gráfica, la versión de Android más utilizada es Jelly Bean, que cubre de Android 4.1 a Android 4.3. Está instalada en el 59.1% de todos los dispositivos que usan Android (smartphones, tablets, Smart TV, etc). La versión más popular en Android 4.1, presente en el 35,9% de todos los dispositivos.

La vieja Android 2.3 Ginger Bread aún se usa en el 21.2% de toda la plataforma de Google. Android 4.0 sube a casi el 17%.

La última y flamante versión del sistema, Android 4.4 KitKat, ya lleva casi tres meses en el mercado, estrenada con el Nexus 5, pero en todo este tiempo sólo ha llegado al 1.4% de todos los dispositivos Android.

Características y novedades de Android 4.4 KitKat

En contraposición, iOS 7 ya está en más del 90% de todo el hardware de Apple.

Comparar ambas plataformas es absurdo, pues son dos situaciones completamente distintas. iOS sólo funciona en el hardware de un único fabricante, que además es el creador del sistema operativo. Todos los dispositivos Apple son potentes, así que pueden aceptar el nuevo sistema sin problemas.

Android dispone de cientos de fabricantes diferentes y la plataforma Android es muy hetereogénea, pues abarca desde potentes smartphones a terminales sencillos, televisores, tablets ultrabaratas, gadgets vestibles, etc. Hay dispositivos con muy poca potencia, que no pueden actualizarse.

En otros, se cumple la norma de "los 18 meses": si un smartphone tiene más de año y medio, y no es masivamente popular, su fabricante ya no lo actualiza.

Por tanto, no son plataformas comparables, pero es cierto que la fragmentación de Android es un problema porque hace que las apps sean más difíciles de crear y más propensas a tener bugs, al tener que programarlas para diferentes versiones.

Y aunque Google y los fabricantes prometieron que el tiempo de adopción de las nuevas versiones se acortaría, ese 1.4% de Android 4.4 KitKat demuestra que no es así.

Es un tema en el que deberán trabajar duro en las nuevas versiones de Android.