Francia ordena a Microsoft que deje de espiar en Windows 10

Sede de Microsoft

Prácticamente todas las empresas tecnológicas recopilan datos sobre sus clientes. La diferencia consiste en la cantidad y en el permiso por parte de los afectados. Al parecer, algunos se sitúan en el lado oscuro de la privacidad, y por ello Francia ha ordenado a Microsoft que deje de espiar a los usuarios de Windows 10.

Según la Comisión Francesa de Protección de Datos, el sistema operativo recopila ingentes cantidades de información sobre todos sus usuarios. Estos datos son innecesarios y suponen una violación de la privacidad, señalan los expertos. Por ello Microsoft deberá detener el espionaje de Windows 10 a sus usuarios de inmediato.

Las apps descargadas, el tiempo empleado en ellas o las webs visitadas son algunos de los datos privados que Microsoft almacena sobre ti. Según la firma, sirve para hacer mejor Windows 10. Sin embargo, la Comisión cree que se hace sin informar debidamente a los usuarios. Tres meses es el plazo que ha establecido para poner fin al programa.

Los portátiles con W10 más populares en Amazon

Además, para agravar el asunto, ha quedado establecido que la compañía no cuenta con el permiso de las víctimas para llevar a cabo esta labor. Por útil que pueda ser para el desarrollo del software de Windows 10, supone una violación de la privacidad. Las leyes de protección de datos condenan este comportamiento, muy extendido en empresas como Microsoft, Google o Apple.

La recopilación y transferencia constante de información se hace sobre la base del conocido como Safe Harbor, anulado parcialmente por la Unión Europea.

25 trucos imprescindibles para Windows 10

Los tribunales franceses se han mostrado especialmente activos en cuanto a proteger la privacidad informática se refiere. En el país galo se aprobó por primera vez el derecho al olvido en Internet, todo un quebradero de cabeza para Google. Hace unas semanas, la policía española registró la sede de la compañía, en el punto de mira por presunto fraude fiscal.

La batalla legal contra los gigantes tecnológicos no quedará en la invectiva contra Microsoft por espionaje. Los tribunales y asociaciones civiles parecen decididas a acabar con la visión de Internet como el salvaje oeste.

[Fuente: CNiL]