La historia de CTRL + ALT + DEL

Historia de CTRL + ALT + DEL

Seguro que en más de una ocasión te ha sacado de un apuro. Resulta que se te ha bloqueado el ordenador, pero hacer un reset con el botón de la torre te va a hacer perder un montón de tiempo en el reinicio. Casi sin pensarlo, de forma natural, pulsas las teclas CTRL, ALT y Del (o Supr en el teclado español), y mágicamente el ordenador se reinicia sin pasar por los test de memoria. Si tu equipo falla a menudo, a la larga ahorrarás un montón de tiempo.

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el origen de esta secuencia de comandos? La periodista Virginia Hughes lo explica en la versión digital de la revista mental_floss.

En 1981, David Bradley era uno de los doce ingenieros encargados de diseñar un ordenador para IBM, que compitiera con los primeros Apple. Su nombre en clave era Acorn, pero en realidad se tratada del primer ordenador PC de la historia, el mítico IBM PC. Diseñar un computador desde cero, especialmente en los primeros años de la informática, podía llevar dos o tres años. El equipo de Acorn sólo tenía doce meses para completarlo.

Como es lógico, durante el desarrollo había una gran cantidad de bugs que bloqueaban el ordenador. Entonces había que reiniciarlo manualmente y superar todos los test de memoria, operación que llevaba varios minutos y desesperaba a los programadores. En un día de trabajo cualquiera, con una lista de una cien cosas por hacer, a David Bradley le toco una: crear el código de un reset por software, que arrancara el ordenador pulsando unas teclas sin que pasase por los test de memoria. Un arranque rápido para ahorrar tiempo en la depuración de bugs. David Bradley tardó diez minutos en crear el código. Decidió asociarlo a las teclas CTRL, ALT y DEL porque en el teclado la última de ellas está muy separada del resto. Hacen falta dos manos para pulsarlas a la vez y, por tanto, es muy difícil que se accionen accidentalmente.

Bradley creó esta secuencia de comandos para su equipo y nunca pensó que llegase al usuario. Pero se conservó en los sucesivos sistemas de IBM y en el propio Windows. Fue precisamente gracias a este sistema operativo que alcanzó la popularidad. Las primeras versiones de Windows y, más tarde, Windows 95, se bloqueaban con frecuencia, mostrando la temible Pantalla Azul de la Muerte, en donde aparecía un críptico mensaje: "Pulse las teclas CTRL + ALT + DEL para reiniciar su ordenador".  Fue así como esta secuencia de comandos alcanzó fama universal.

El resto, como suele decirse, ya es historia...