Un malware sabe dónde estás aunque desactives la ubicación

Un malware sabe donde estás aunque desactives la ubicación

Un grupo de científicos de la Universidad Stanford (USA) han demostrado que mediante un malware es posible saber la ubicación de un dispositivo incluso sin tener activada la función de localización del teléfono móvil.

Para demostrarlo, han creado una aplicación para Android llamada PowerSpy que mide el consumo de energía y en función de eso, averigua la localización del dispositivo sin necesidad de tener activada la ubicación o el GPS en el smartphone.

Cada vez hay más virus y malware que operan incluso cuando el teléfono está apagado o tiene determinadas funciones desactivadas, como un virus de hace poco podía hacer fotos con el móvil apagado. Ahora incluso con la ubicación desactivada es posible realizar un seguimiento del smartphone.

Activar la localización en un móvil, cada vez se vuelve algo más peligroso para los usuarios, incluso los propios desarrolladores de Apple y Android, evitan aplicaciones de terceros que accedan a los datos de localización, sin la autorización específica del dueño del dispositivo. 

Cómo borrar tu historial de ubicación en Google Maps

La forma de hacerlo es bastante sencilla: cada vez que te mueves y llevas contigo tu smartphone, el consumo de energía del dispositivo no es constante, debido a que, en función de la distancia entre el dispositivo a la antena o estación base más cercana aumenta o disminuye el consumo. 

El smartphone, al buscar red, utiliza toda la energía posible, por lo que si está lejos de antenas que le proporcionen red gastará más energía mientras que si se acerca a esas estaciones, el rendimiento del móvil será menor. Este malware puede medir estas variables y posicionar el smartphone en algún punto del mapa.

Un malware sabe dond estes en función de la energía que gasta tu móvil intentándo coger red

Este grupo de científicos ha relizado varias pruebas en torno a un número X de Nexus 4 en relación con 43 perfiles distintos y en base a 4 rutas distintas, cada una de aproximadamente 14 kilómetros de largo.

Después de analizar los flujos de consumo de todos los dispositivos, pudieron establecer el itinerario de cada usuario/móvil con una precisión del 93 por ciento

Viendo estos datos podemos sacar en claro que si quieres evitar el rastreo de tu ubicación no basta con apagar tu GPS sino que también habrá que limitar el acceso a la información del consumo de energía de tu smartphone, además de poner especial cuidado a los permisos e  información a la que acceden ciertas aplicaciones que instalamos en nuestro smartphone.