Max Strzelecki, el desarrollador que programa con los pies

Max Strzelecki, el desarrollador de Warlocks que programa con los pies.

Cuando eres el único programador de un proyecto multiplataforma que acaba de ser financiado con 25.000 dólares en KickStarter, la responsabilidad es, sin duda, estimable.

Max Strzelecki es el encargado de crear el código del juego Warlocks, un arcade retro, inspirado en las antiguas máquinas recreativas, enfocado al juego multijugador.

Max programa con los pies. Nació sin brazos, así que desde pequeño ha aprendido a usar sus pies como si fuesen manos. De hecho él lo considera normal, y se sorprende cuando alguien alaba su habilidad. Asegura que cualquiera que haya estado practicando con sus pies durante 20 años, alcanzaría la misma soltura que él.

Max Strzelecki, el desarrollador de Warlocks que programa con los pies

Según cuenta en una entrevista a la web Venture Beat, Max comenzó a programar a los 10 años, inspirado por su tío, que es programador profesional. Actualmente estudia informática en la universidad, pero sus conocimientos ya le permiten crear juegos profesionales.

Miembro de la compañía One More Level, formada por 5 personas, Max es el único programador del equipo, formado por diseñadores, desarrolladores, y músicos.

No usa ningún periférico especial para escribir el código. Maneja un ratón y un teclado estándar con los pies:

Max Strzelecki, el desarrollador de Warlocks que programa con los pies

Juega gratis a los primeros videojuegos españoles de hace 30 años

Su juego Warlocks acaba de obtener los 25.000 dolares que necesitaban en KickStarter para terminar las versiones de PC y Wii-U. Si alcanzan los 40.000 dólares, harán también la de PS4 y PS Vita. Si superan esa cifra, la de Xbox One. De momento llevan 26.000 $.

Warlocks

Lo cierto es que el juego tiene una pinta excelente, dentro de lo que es un arcade retro enmarcado dentro de la moda pixel-art.

En este vídeo puedes ver cómo es Warlocks en funcionamiento, así como una entrevista al propio Max Strzelecki:

 

Un buen ejemplo de que la discapacidad sólo está en la mente de quien no se enfrenta a ella, y de quienes no ven más alla de lo que le muestran sus ojos.