Microsoft paga a quien encuentre fallos en su SO y navegador

Pago a los servicios de un hacker

Microsoft no quiere dejar nada al azar en lo que se refiere a la presentación de sus novedades y a unos pocos días de presentar públicamente la primera versión oficial de Windows 8.1 y la primera muestra de lo que será el navegador de Internet Explorer 11, la compañía ha decidido tomar un enfoque bastante particular para encontrar errores de último minuto que puedan empañar su entrega. 

La compañía ha anunciado tres niveles de recompensa para quienes encuentren y reporten errores tanto en la actualización más reciente del SO como en el navegador. Los pagos en efectivo para quienes le ayuden al gigante informático empiezan a funcionar desde el 26 de junio, día en el que Microsoft presentará sus actualizaciones al público.

El primero es la retribución por desarrollar técnicas nuevas de exploración que contrarresten las protecciones colocadas en la actualización al SO, Windows 8.1 y según representantes de la empresa le ayuda a Microsoft mejorar su seguridad sustancialmente: el valor a pagar a quienes tengan éxito en la Mitigation Bypass Bounty será de 100.000 dólares. 

El segundo nivel de reconocimiento pago se conoce con el nombre de BlueHat Bonus for Defense y paga hasta 50.000 dólares para quienes creen tecnología de defensa que ayude a proteger a más de un billón de ordenadores a nivel mundial. Estos dos niveles de recompensa no tienen límite de duración. 

Finalmente, para quienes estén dispuestos a encontrar y reportar errores del navegador Internet Explorer 11, Microsoft ha creado la Internet Explorer 11 Preview Bug Bounty con pagos de hasta 11.000 dólares. El periodo para entrar a este programa es más limitada y sólo estará disponible durante la fase beta del navegador, hasta el 26 de julio. La justificación que Microsoft le dió a este pago fue la de aprender acerca de falencias críticas para el navegador y volverlo más seguro. 

Los desarrolladores que deseen participar del programa deben tener 14 años o más, o la previa autorización de un adulto. Esta no es la primera vez que el gigante informático hace pagos para que otros desarrollen apps y programas exclusivos para ellos.