Navegar sin protección: el nuevo gran riesgo para los jóvenes

Navegar sin protección nuevo gran riesgo para jóvenes

Hace unos días Intel emitía los resultados de una encuesta bastante preocupantes: el 82% de los españoles no cuentan con una solución de seguridad para proteger sus dispositivos cuando se conectan a una WiFi pública. Antivirus o de otro tipo.

Lo más llamativo de este estudio llega cuando nos damos cuenta que las personas con edades comprendidas entre 18 y 24 años son más proclives a realizar todo tipo de prácticas online de forma potencialmente insegura.

Pero, ¿No se supone que son ellos los nativos digitales y, por ello, deberían ser más conscientes de los peligros de la red? Definitivamente no es así. El nuevo gran riesgo de los jóvenes es navegar sin protección.

Sobre todo en España, ya que somos el tercer país, después de EEUU y China, en sufrir ciberataques. De hecho se estima que, cada año, se pierden 14.000 millones de euros a causa de estos delitos.

Pero, ¿Por qué sucede esto? ¿Es que los medios no informamos sobre todos los peligros de navegar por Internet? ¿Es que las soluciones de los fabricantes son demasiado complicadas para un usuario medio?

Para contestar a estas preguntas hemos entrevistado a Francisco Sancho, responsable de Producto del Área de Consumo y Movilidad de Intel Security. "Los jóvenes quieren estar conectados a cualquier precio, ya que su objetivo es ser activos en redes sociales sin pensar en las consecuencias", señala el directivo. 

Causas

La tasa de penetración de smartphones en España es de un 81%, 10 puntos por encima de la media, y no somos conscientes de la responsabilidad en seguridad que ello conlleva. "Quizás los grandes responsables de ello seamos los frabicantes y los medios, que no hemos sabido cómo transmitir correctamente los riesgos de seguridad que existen a la hora de conectarse a Internet".

Y es que el 25% de los españoles reconoce que no tiene ni idea de cómo proteger sus dispositivos, mientras que un 49% cree que sabe cómo, pero no está seguro. "Lo recomendable sería que en los colegios existiera una asignatura llamada 'Navegación', o algo similar, en la que enseñaran cómo utilizar nuestras redes sociales de forma segura", recomienda el directivo. 

Consejos para una vuelta de vacaciones segura para los hijos

Hay muchos casos en los que los jóvenes publican en Facebook cuándo y dónde se van de vacaciones. Esa información es especialmente valiosa para los ciberdelincuentes, que aprovechan esos días para entrar a robar en la casa. ¿Eso quiere decir que las redes sociales son perjudiciales? No. "Don Quijote se volvió loco por leer libros de caballería. ¿Implica eso que los libros son malos? Rotundamente no. Todo depende de la interpretación de cada uno", señala Sancho.

El gran problema reside en que los jóvenes creen que los antivirus les crearán más problemas a la hora de navegar libremente por Internet, además de que piensan de que instalar un software de protección es complicado. Con esas dos premisas en mente, Intel piensa ha lanzado una renovación de un producto que se base en una penalización discreta. "Se trata de crear un diálogo entre padres e hijos".

Antes las soluciones que había eran muy restrictivas pero con este nuevo software, que se basarán en un sistema de recompensas digitales, ese problema se desaparecerá.

"Al igual que les premiamos con un helado si se comen las verduras, este sistema permitirá que no utilicen Internet hasta después de las 19:00 o las 20:00, que es cuando han terminado los deberes", apunta el directivo. El producto estará disponible durante los próximos meses y puede ser la solución a todos los inconvenientes de los más jóvenes. Sin embargo, para los más impacientes, la compañía acaba de lanzar un par de productos con control parental muy útiles para familias: McAfee LifeSafe y Total Protection.

Peligros más frecuentes

Uno de los peligros más frecuentes a la hora de conectarnos a una WiFi pública es el phising o el robo de credenciales. "En el momento en el que hay muchas personas conectadas a una red pública, cualquier persona puede espiar nuestras conversaciones sin que nos demos cuenta. Si, por ejemplo, en ese tiempo de conexión utilizamos nuestra tarjeta de crédito para comprar unas entradas, un ciberdelincuente puede aprovechar esos datos para robarte", señala Sancho.

Pero no sólo eso. También pueden infectar nuesto terminal con todo tipo de malware para, por ejemplo, copiar información confidencial y chantajearnos a cambio de una sustancial recompensa.

Sin embargo, no conectarse a una WiFi pública cuando salimos de viaje al extranjero resulta una tarea casi imposible.

Las tarifas de roaming de los operadores son extremadamente altas y si, por ejemplo, estamos esperando algún correo importante, hay veces que no nos queda más remedio. ¿Significa eso que, bajo ningún motivo, nos conectemos a este tipo de redes? Nada más lejos de la realidad. Se puede navegar por Internet a través de WiFis públicas, pero con precaución. 

Recomendaciones

Lo primero que deberemos tener en cuenta es que tengamos nuestro sistema operativo actualizado. Las últimas versiones de los software de nuestros dispositivos siempre corrigen bugs o agujeros de seguridad que no habían visto antes y que los ciberdelincuentes aprovechan para atacar.

Como ejemplo reciente tenemos Springboard, una vulnerabilidad que sólo se soluciona instalando iOS 9 y que afectaba a todas las versiones anteriores de iOS de Apple. ¿Qué podía hacer a tu dispositivo? No sólo recolectaba toda la información que tuvieras en el terminal, incluyendo fotos y vídeos, sino que, además, podía dejarlo totalmente inservible.

Otro consejo que nos ofrece Francisco Sancho, de Intel Security, es tener un producto de software de protección instalado, independientemente del tipo de dispositivo que tengamos. "La gente no se da cuenta de que un smartphone no es un teléfono, por eso no protegen sus dispositivos inteligentes", señala.

Ciberataque en EEUU roba a 21 millones de personas

En la actualidad, los ataques de los ciberdelincuentes no se dirigen específicamente a un móvil, una tablet o un ordenador. "Los hackers atacan a los usuarios en la navegación, es un cambio de concepto. Precisamente, se aprovechan del cambio de tamaño de las pantallas de los terminales para cometer estos delitos", informa el ejecutivo.

Y es que las encuentas realizadas señalan que, como los paneles de un smartphone o un tablet son más pequeños que los de un ordenador, los usuarios no se dan cuenta de los cambios realizados en páginas "supuestamente" seguras. Por ejemplo, una de las claves a la hora de identificar si una página ha sido atacada es la URL. Si vemos que, en vez de acabar en .com o .es, termina en .br, es muy probable que esa página no sea segura.

Otro de los puntos a la hora de proteger nuestro smartphone cuando navegamos por Internet es verificar que tenemos una comunicación cifrada y, lo que es más importante, unas contraseñas seguras. Sin embargo, en muchas ocasiones tenemos varias claves de acceso para cada una de nuestras páginas habituales. Por eso es posible que las tengamos apuntadas en un papel o en algún documento de nuestro ordenador. ¡Error!

"Tener nuestras contraseñas apuntadas en un trozo de papel o en un documento es un error, ya que la gente puede robarlo o, simplemente, mirarlo mientras nos entamos conectando. Hoy en día hay formas más seguras de que no se nos olviden esas claves como, por ejemplo, el reconocimiento facial", señala Sancho. 

Y es que hace poco la compañía lanzó True Key, un programa que almacena las contraseñas en la nube y permite acceder a las webs con contraseña a través del reconocimiento de nuestra cara. 

En definitiva, esperemos que después de leer este artículo nos quede un poco más claro que no podemos navegar por Internet a la ligera y que necesitamos algún tipo de protección, especialmente los jóvenes.