Revelan los delitos tecnológicos más famosos de 2014

Revelan los delitos tecnológicos más famosos de 2014

Cada año, millones de personas son víctimas de numerosas violaciones de datos, según Kaspersky Lab. Para crear consciencia la compañía ha publicado los delitos tecnológicos más famosos de 2014.

Kaspersky Lab ha recogido los casos de violación de datos más importantes de 2014 que provocaron la fuga de información personal de algunos clientes.

Las grandes redes minoristas son un verdadero "premio" para los hackers, ya que almacenan millones de registros con datos de clientes.

En 2014 un mismo grupo hackeó tres grandes redes minoristas: el gigante Target (le robaron 70 millones de archivos con datos bancarios, números de teléfono, correos electrónicos y otros datos), el proveedor de productos de belleza Sally Beauty (25.000 datos robados) y el minorista de productos para el hogar Home Depot (le robaron los datos bancarios de 56 millones de tarjetas y 53 millones de correos electrónicos).

El caso de la violación de datos a Sally Beauty, uno de los delitos tecnológicos más famosos de 2014, dio un giro inesperado cuando los propios hackers fueron hackeados. Los datos robados se pusieron a la venta en varias páginas web del mercado negro. Poco después, alguien las hackeó y transformó una de las páginas. El "hacker bueno" dejó un mensaje y un vídeo de la película Los Hombres de Negro en la página de inicio de la web.

Robo de datos

Hubo otra filtración muy famosa en 2014: la violación masiva de los datos de acceso y las contraseñas de eBay, que afectó a 145 millones de usuarios. 

Y es que nadie está a salvo. Los bancos, las compañías puntocom, los fabricantes de equipos, las empresas de telecomunicaciones y los organismos gubernamentales,… en realidad todas están en peligro.

Incluso Sony Pictures ha sufrido una importante violación de datos y son muchas las celebrities de las que se han filtrado fotos desnudas o comprometidas en 2014.

Los bancos de todo el mundo también se vieron comprometidos por hackers. Durante el primer mes del año se filtraron los datos bancarios de 20 millones de clientes desde el Korea Credit Bureau, con la ayuda de un empleado del banco.

Qué es 4Chan, el peculiar sitio donde se colgaron las fotos famosas desnudas

En febrero, el banco británico Barclays fue atacado: 27.000 archivos fueron robados y vendidos. Como resultado, la credibilidad del banco se desplomó y tuvo que indemnizar a miles de clientes cuyos datos habían sido vendidos en el mercado negro.

El banco estadounidense JP Morgan tampoco pudo escapar a los ataques de los hackers y en junio, los datos privados de 80 millones de clientes del banco se vieron comprometidos.

Empresas de telecomunicaciones

Éstas también tuvieron un año difícil. Orange fue hackeado dos veces en el primer trimestre de 2014 y en total le robaron los datos de 1,3 millones de usuarios. Lo peor de todo fue que los hackers comprometieron una plataforma de software que la empresa utiliza para enviar correos electrónicos promocionales y mensajes de texto a los clientes que habían aceptado recibirlos.

El 96% de las empresas han tenido problemas de seguridad

En octubre, AT&T tuvo que despedir a un empleado que obtuvo información de forma inapropiada de las cuentas de 1.600 clientes.

Ese mes la mala suerte alcanzó también a Dropbox, el servicio de almacenamiento de archivos en la nube, que se comvirtió sin quererlo en uno de los delitos tecnológicos más famosos de 2014. Los archivos de 7 millones de usuarios se filtraron en la web, la empresa afirmó que los datos de inicio de sesión se filtraron a través de páginas web de terceros o aplicaciones.

¿Qué valen los datos que roban los hackers?

Para Kaspersky Lab, el precio de un archivo concreto es relativamente bajo. Los archivos robados con datos de usuarios del servicio de aparcamiento Park ‘N Fly del aeropuerto, se vendieron por entre 6 y 9 dólares por archivo. Estos archivos incluían el número de tarjeta, la fecha de caducidad, el código de verificación, el nombre, la dirección y el teléfono del titular.

Los datos bancarios de los clientes de Barclays tenían un precio más elevado, hasta 76 dólares por archivo.

Barclays ofreció 770 dólares en concepto de indemnización a aquellos clientes cuyos datos se habían filtrado, una cantidad que muchos de ellos consideraron "insuficiente". El banco tuvo entonces que duplicar algunas de las ofertas a los clientes que se quejaron. Algunos de ellos fueron compensados con hasta 1.520 dólares.

Hackers roban datos a empresas

Las empresas no solo pierden dinero cuando los hackers deciden robarles los datos de sus clientes. Blindar su seguridad también les supone unos costes muy altos.

Por ejemplo Home Depot, protagonista de uno de los delitos tecnológicos más famosos de 2014, invirtió en un trimestre 43 millones de dólares para gestionar el robo de datos. El dinero se gastó en investigaciones, en ofrecerles a los consumidores un servicio de protección de robo de identidad, en aumentar la plantilla del centro de atención telefónica y otros servicios legales y profesionales.

Según Kapersky, una forma de evitar este tipo de situaciones consiste en que las empresas cuenten con profesionales de seguridad de las nuevas tecnologías. "Cualquier política de seguridad empresarial es tan fuerte como el conocimiento que tengan los empleados de seguridad TI".

Para ello, las empresas que manejen información financiera sensible han de fomentar una "cultura interna de seguridad", blindando regularmente las barreras de seguridad de la empresa para proteger la información de sus usuarios.