La seguridad de las Google Glass en entredicho

Google Glass

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y con una tecnología tan avanzada como la del Google Glass, a Google no le quedará de otra que andarse con pies de plomo. Sobre todo cuando sumamos la creatividad de algunos hackers.

Investigadores de la compañía de seguridad móvil Lookout descubrieron un fallo de seguridad en Google Glass que permitía la captura de data enviada desde el dispositivo a la web del usuario. ¿Cómo lo descubrieron? Pues hackeando su software.

La cámara de Google Glass escanea cada fotografía que toma en búsqueda de códigos QR para establecer conexiones WiFi o Bluetooth con smartphones, y así poder acceder al Internet. Cada vez que el software detecta un código QR, lo decodifica para ver a qué red Wifi podría conectarse.

Los investigadores crearon un código QR que le decía al dispositivo Glass que se conectara a una red WiFi que ellos habían elegido y empezara a descargar la información allí. De esta manera un hacker puede hacer que sea el mismo usuario de Google Glass quien haga el hacking, con sólo pararse cerca de un código QR malicioso

El equipo descubrió el fallo en mayo, después de una semana de experimentos. Google fue informado del fallo y posteriormente corregido en una actualización del software.

Uno de los mayores temores sobre Google Glass es que la proliferación de este tipo de dispositivos equipados con cámaras inteligentes podría poner en jaque nuestra privacidad

Google ha tratado de responder a estos temores diseñando el Glass de tal manera que sea obvio cómo y cuándo se está utilizando el gadget. Por ejemplo, para hacer una foto con el Google Glass se necesita un comando de voz o un leve toque en la sien antes que la pantalla se ilumine. Pero por más medidas que tome, Google aún no ha podido detener las modificaciones hechas por hackers.

Desde un app que permite usar Glass como lector de reconocimiento facial, a un programa que te permite tomar una foto con un guiño de ojo, hackers han demostrado que es posible rediseñar Google Glass en un sin número de formas.

Según los investigadores, Google ha compartido el software de Glass con algunos grupos de expertos capaces de encontrar este tipo de fallos, y así corregirlos antes de que el producto sea puesto en el mercado. De todos modos, esta vulnerabilidad del Glass es un ejemplo de los nuevos retos que habrá que enfrentar a medida que los dispositivos conectados inteligentes se vuelven más populares.

Fuente: The Guardian, NPR

 

Imagen tomada de Flikr por Giuseppe Costantino