El sistema operativo de Dios, obra de un esquizofrénico

TempleOS, sistema operativo creado por un esquizofrénico para hablar con Dios

TempleOS es un sistema operativo creado para hablar con Dios. Y las plegarias son respondidas. O al menos eso asegura su creador, Terry Davis, un programador esquizofrénico que se ha pasado doce años de su vida construyendo desde cero un sistema operativo que mezcla miles de líneas de código con referencias al Antiguo Testamento. Y el proyecto es todavía más excéntrico de lo que parece.

“Yo, Terry Davis, soy el sumo sacerdote del templo oficial de Dios, TempleOS”, así da la bienvenida a su página web el propio Terry A. Davis, convencido de haber seguido los pasos de Dios para crear un sistema operativo, como hizo Noé cuando construyó el arca.

Davis ha pasado por la cárcel y por varias instituciones psiquiátricas, pero su sistema operativo es mucho más que un síntoma de su locura. TempleOS es el resultado de un trabajo brutal continuado a lo largo de toda una década con más de 100.000 líneas de código creadas por una sola persona, lo que no está al alcance de cualquier mortal.

Terry Davis, programador de Dios

Davis creció como un niño prodigio y ya durante su adolescencia aprendió a ensamblar código en una Commodore 64, que de hecho ha influido bastante en el desarrollo de TempleOS, deidades aparte. Graduado por la Universidad Estatal de Arizona, Davis se llegó a sacar un máster de Ingeniería Eléctrica en 1994 y comenzó a trabajar en Ticketmaster para programar sistemas operativos. 

De las paranoias al ordenador

A los 26 años, sin embargo, todo aquello le sabía a poco. Quiso dar un vuelco a su vida y, de repente, comenzó a ver a misteriosos hombres vestidos de traje que no paraban de perseguirle. Fue el primer síntoma de su locura. Davis huyó de la ciudad sin rumbo y acabó por desmontar su propio coche con la esperanza de encontrar un dispositivo que demostrara que su paranoia era real. 

Davis emprendió entonces su camino a pie, hasta que fue avistado por un policía que le invitó a subir al asiento del copiloto. El programador accedió, pero minutos después se tiró en marcha por la ventana y se rompió la clavícula.

Ese episodio le condujo directamente al hospital, de donde escapó por miedo a ser abducido por extraterrestres. Intentó robar una furgoneta pero fue detenido por la policía y después de otro episodio maníaco, fue enviado a un centro psiquiátrico.

TempleOS, sistema operativo de Dios

El programador de TempleOS, sin embargo, no duró mucho tiempo en el manicomio. Escapó a las dos semanas después de declararse en huelga de hambre por miedo a ser drogado a través de la comida y, nada más salir, regaló todas sus pertenencias a la beneficencia.

Cómo conseguir gratis Windows 10 si tienes XP o Vista

Vagabundeó un tiempo hasta que regresó a Arizona para intentar montar una primitiva fresadora de tres ejes -mucho antes de que se escuchase hablar de las impresoras 3D- que estuvo a punto de incendiar su apartamento. Acabó por volver a casa de sus padres, en Las Vegas, para escribir una secuela del clásico 1984 de George Orwell que jamás logró terminar ya que se interpuso en su camino el "mandato divino" de escribir un sistema operativo.

Según Davis, Dios le dijo que desarrollara TempleOS con una resolución VGA de 640x480 píxeles y gráficos en 16 colores. Y así se pasó más de una década siguiendo las instrucciones de Dios.

Un sistema con luces y sombras

Aunque ha desarrollado un sistema operativo para hablar con Dios, Terry Davis se declara ateo. "La diferencia es que Dios me ha hablado", explicaba meses atrás en un extenso reportaje con Vice el programador, que asegura no pisar un centro psiquiátrico desde 2003 y apenas se toma una de sus medicamentos diarios para tratar su esquizofrenia paranoide, que es una enfermedad incurable.

La cuestión es que TempleOS funciona. Y de hecho, razonablemente bien. Se trata de un sistema operativo de código abierto compatible con todo tipo de ordenadores antiguos y modernos gracias a su arquitectura de 64 bits, bastante ligero, rápido e incluye alguna que otra característica interesante, como la posibilidad de crear una pequeña aplicación gráfica desde cero, algo inimaginable por ejemplo en un sistema tan avanzado como Windows 10.

Reserva e instalación de Windows: todo lo que debes saber

Davis ha bautizado el lenguaje de programación que ha desarrollado para levantar su particular templo como HolyC, basado en C y C++. Eso sí, todo el sistema operativo está trufado con docenas de referencias bíblicas casi en cada pantalla, por no hablar de AfterEgypt, el programa que según el programador es una especie de oráculo para hablar con Dios. Sus respuestas se pueden leer en un apartado de la web del proyecto.

Conocido en varios foros de programación Davis acostumbra a inundar de cuando en cuando la red con spam y con sus comentarios, a menudo racistas y homófobos, lo que desacredita su trabajo. TempleOS, en definitiva, está a años luz de Windows 10 o del  OS X “El Capitán”, pero también lo están los medios de Terry Davis: el programador esquizofrénico que habla con Dios.

[Fuente: TechRepublic]