Urdangarín y Bárcenas ¿podrían desaparecer de Google?

Casos de corrupción podrían desaparecer de Google

Desde que el pasado mes de mayo de 2014 una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconociera el derecho a borrar información del Google, algunos personajes del mundo de la política o con relevancia pública han apelado a este derecho con la intención de eliminar todo lo que no les interesa que aparezca sobre ellos en el buscador. 

Casos tan sonados como el de Urdangarín o Bárcenas podrían dejar de indexarse desde Google, según el texto de la sentencia acerca del "Derecho al Olvido" aprobada por el Tribunal de Justicia.  

Ante este hecho, Google ha nombrado a un grupo de expertos que se encargan de decidir qué solicitudes tienen Derecho al Olvido y cuales no, ya que el buscador no quiere ejercer la función de juez, según afirmaba en negocios.com, Jose Luis Piñar, miembro del comité que Google ha nombrado para  gestionar este derecho,."Atendemos casi 180.000 peticiones desde mayo, algo que a Google no le gusta hacer"

Uno de los problemas específicos que plantea el Derecho al Olvido es si los cargos políticos o de relevancia pública, como sucede en el caso de Urdangarín o de Bárcenas, deberían poder participar de ese derecho en situaciones que pueden producir una afectación social generalizada, como casos de corrupción y que se interpondrían en el derecho a la información del ciudadano en general. Según el texto de la sentencia, esto sí que podría ocurrir.

El lado oscuro del "Derecho al Olvido": la censura

Frente a esto, Google ha adoptado una posición de transparencia desde que se vió obligado a acatar el Derecho al Olvido. De forma periódica, la empresa publica el número de peticiones que recibe por países, las que admite y las que no; según estos datos, desde España se habrían retirado algo más de 16.000 páginas webs de su índice de resultados a consecuencia de este derecho. 

Además, Google plantea hacer pública a comienzos de 2015 una lista que reflejara las condiciones y determinantes que tendrá en cuenta a la hora de indexar contenidos acerca de determinada persona, según afirma Piñar.

En cualquier caso es de esperar que el Derecho al Olvido no incurra en la libertad de información y haya unos parámetros claros que midan os pasos a seguir para decidir quién puede hacer uso de ese derecho y qué cosas son públicas y no deberían olvidarse nunca en ningún buscador.