Windows 8.1 no tendrá soporte nativo para fotos de Facebook

Windows 8.1 no tendrá soporte nativo para fotos de Facebook

La confirmación del cambio se recibió de parte de un representante de Microsoft, y se debió a la proliferación de quejas en los foros de la compañía de Redmond. La noticia es oficial. A partir de Windows 8.1, el sistema operativo de Microsoft no ofrecerá soporte para la visualización de fotografías almacenadas en Flickr, ni de imágenes en la cuenta de Facebook del usuario.

Esto representa un cambio sustancial cuando se lo compara con lo propuesto por Windows 8. Hasta ese momento, la aplicación Photos del sistema operativo era el punto central desde el que se podía acceder a todas las imágenes del usuario que estaban almacenadas en diversos sitios y servicios web.

El motivo del cambio, en palabras del representante de Microsoft es que "En Windows 8, queríamos proveer una manera para que la gente pudiera ver sus fotos que estaban en otros servicios, ya que sabíamos que habría pocas (si es que existían) apps en la tienda al momento del lanzamiento que le permitieran hacerlo. Ahora hay muchas apps en la tienda que ofrecen formas de ver las fotografías que están en otros servicios, y pronto habrá incluso una app de Facebook producida por Facebook"

En el mismo pronunciamiento, el representante de Microsoft indicó que la integración con redes sociales todavía está disponible a través de la aplicación People en Windows 8.1.

Una fuente de preocupación aún mayor para los usuarios es que los cambios de interfaz en la aplicación de manejo de fotografías de Windows 8.1, parecen indicar que Facebook y Flickr no son los únicos servicios y orígenes de imágenes que han sido desterrados.

En una decisión que causó sorpresa a los usuarios, al parecer Windows 8.1 no permite acceder desde la aplicación a la cuenta en SkyDrive del usuario (A pesar de que el servicio es propiedad de Microsoft), ni tampoco permite navegar a través de una red local para seleccionar imágenes en otros dispositivos de almacenamiento que no estén conectados directamente al ordenador.

No ha sido confirmado que estos cambios serán permanentes, y muy seguramente no lo sean; pero para muchos, este tipo de alteraciones son un motivo de recelo hacia la nueva versión del sistema operativo, a pesar de que Microsoft haya escuchado muchas de las sugerencias de los usuarios para Windows 8.1.