Zuckerberg, Musk y Kutcher invierten en la empresa Vicarious

Mark Zuckerberg, Aston Kutcher, Elon Musk invierten en Vicarious

Elon Musk, Mark Zuckerberg y Ashton Kutcher se han unido en secreto en una inversión de 40 millones de dólares a Vicarious, una empresa de inteligencia artificial

Vicarious tiene un ambicioso objetivo: replicar la neocorteza, la parte del cerebro que ve, controla el cuerpo, comprende el lenguaje y hace matemáticas. Convertir el neocórtex a código informático y conseguir  "un ordenador que piensa como una persona", declara el co-fundador de Vicarious Scott Phoenix, y bromea "Excepto que no tiene que comer o dormir".

Pueden pasar décadas antes de que compañías como Vicarious consigan crear ordenadores con inteligencia similar a la humana, pero Google, Yahoo, Facebook, entre otros, ya están aplicando la inteligencia artificial.

Facebook, por ejemplo, quiere convertir a la enorme cantidad de información compartida por sus usuarios en una base de datos de la sabiduría. Es decir, se le podrá preguntar a Facebook y nos dará una respuesta basada en la información publicada o compartida por los usuarios.

La red social de Zuckerberg también está utilizando inteligencia artificial en su software de reconocimiento facial DeepFace para identificar a los usuarios en las fotos. Facebook contrató a Yann LeCun, líder en inteligencia artificial, para crear un nuevo laboratorio.

En cuanto a la inversión en Vicarious, un portavoz de Facebook aseguró que la inversión de Zuckerberg es a nivel personal y no refleja ningún interés de Facebook en el uso del software de Vicarious.

Sobre el interés de Musk y Kutcher a la hora de hacer la inversión, ninguno de los dos ha querido hacer ningún comentario, según The Wall Street Journal.

Phoenix, el co-fundador, dice que el próximo hito de Vicarious será la creación de un equipo que pueda comprender no sólo las formas y los objetos, sino también las texturas asociadas a ellos.

Por ejemplo, un equipo puede entender "silla", y también podría comprender "hielo". Vicarious quiere crear un equipo que va a entender una petición como "muéstrame una silla hecha de hielo". 

Phoenix espera que, con el tiempo, los ordenadores de Vicarious aprendan cómo curar enfermedades, cómo crear energía renovable barata y llevar a cabo trabajos que hacen los seres humanos.

"Le decimos a los inversores que en este momento, los seres humanos están haciendo un montón de cosas que los ordenadores deben ser capaces de hacer", dice el co-fundador de Vicarious.

Además, Phoenix asegura que Vicarious no va a obtener beneficios a corto plazo y se sabe muy poco acerca de cómo funciona su tecnología. De hecho, ni siquiera se ha dado a conocer su dirección exacta, por temor a ser el blanco de espionaje industrial o de la piratería.