Apple aumenta sus compras de pantallas para iPad a Samsung

Apple aumenta sus compras de pantallas para iPad. A Samsung

La batalla legal entre Apple y Samsung es una que ha adquirido proporciones gigantescas y se ha extendido a lo largo de mucho tiempo. En su desarrollo, las dos compañías han obtenido victorias, pagado multas, y enfrentado bloqueos a la venta de sus productos. La relación entre Apple y Samsung resulta contradictoria por cuanto la segunda es proveedora de componentes electrónicos para los dispositivos de la primera, y uno de los rumores más persistentes ha apuntado a que Apple dejaría de recurrir a la compañía surcoreana en este sentido; nueva información parece señalar que, al menos en el caso de iPad, esto no sería así.

A pesar de que la información obtenida con anterioridad apuntaba a que Apple se encuentra empeñado en anular su dependencia de la compañía surcoreana, llegando al punto de dejar de utilizar los procesadores de Samsung, la realidad parece ser otra. El sitio web CNet hace referencia a un informe según el cual Samsung sigue siendo el proveedor mayoritario para las pantallas de los dispositivos Apple, a pesar de que LG y Sharp también se encuentran en la lista.

Y no sólo se trata de una situación actual, sino que se espera que esta tendencia continúe en el futuro. En el primer trimestre del año Samsung vendió a Apple un estimado de 2.3 millones de pantallas, y esta cifra aumentó en el segundo trimestre en un 80%; en ese período Apple compró alrededor de 4.1 millones de pantallas a la compañía de Corea del Sur.

Tan es así, que Samsung se considera desde que a uno de los proveedores más importantes para la próxima generación de iPad y iPad mini, que se rumorea serán lanzados el próximo septiembre. A pesar de ello, aún no se sabe si la nueva versión del iPad mini tendrá una pantalla tipo Retina, como han sugerido algunos rumores.

Al parecer, la calidad de la oferta de Samsung, así como la facilidad con que puede entregar elevados volúmenes de componentes, son dos de los factores más importantes en el hecho de que Apple no haya podido terminar su relación con la compañía. Sin embargo, es claro que el interés de la compañía de Cupertino es cambiar esta situación.