iPad Mini Retina a prueba: 48 horas con el nuevo iPad Mini

iPad Mini Retina

Tal vez por esperado, el iPad Mini Retina pasó ligeramente de puntillas por la última presentación de productos de Apple, pero tras unas semanas, y cumpliendo los pasos previsto por Apple, ya tenemos en nuestras manos la nueva versión del pequeño de la familia iPad.

Una vez puesto en marcha, con la misma copia de seguridad que el iPad Air que llevo utilizando ya varias semanas, me he puesto manos a la obra para contaros mis primeras impresiones.

Dimensiones y peso

Con respecto a la versión anterior el nuevo iPad Mini Retina es un poco más pesado –23 gramos–  y grueso –0,03 centímetros–, nada crítico numéricamente hablando pero que, si eres usuario habitual de la primera versión del iPad Mini se percibe –sorprendentemente- al instante.

Independientemente de esto, el iPad Mini Retina se sujeta igual de bien con una sola mano y resulta tan cómodo de manejar como su hermano menor. Además sigue manteniendo ese diseño que a mi, personalmente, me encanta.

Pantalla

El siguiente elemento diferenciador que salta a la vista es la tan deseada Pantalla Retina LCD IPS de 7,9 pulgadas y 2.048 x 1.536 píxeles, la misma resolución que iPad 4 e iPad Air lo que hace que la densidad de píxeles sea mucho mayor –326 ppp frente a 264 ppp–.

Esto se percibe claramente en el nivel de detalles de imágenes y textos, sobre todo si realizamos la comparación directa con la pantalla del primer iPad Mini y sus 1024 x 768 píxeles.

Especialmente significativo resulta a la hora de leer –uno de los usos más comunes del iPad Mini– con un blanco más puro y un texto infinitamente más nítido.

Pese a todo, la pantalla del pantalla del iPad Mini Retina me ha dejado un tanto frío. La falta de brillo es evidente, no sólo comparada con otras versiones de iPad, también frente a modelos Android de similares prestaciones como el Nexus 7 o el Samsung Galaxy Tab 3 8.0.

Además, los colores son excesivamente pálidos –lo que denota un gamut muy limitado que afecta al número de matices de color– y el ángulo de visión sin pérdida también es más reducido que en otras versiones.

En definitiva, es una Pantalla Retina en lo referente a definición y detalles, pero muestra limitaciones en términos de color y brillo frente a las de otras versiones de Pantalla Retina vistas en iPad.

Rendimiento

Por su dimensiones y tamaño de pantalla el iPad Mini Retina no parece un dispositivo pensado para trabajar, por lo que sorprendió que Apple decidiera incorporar las mismas prestaciones del iPad Air procesador A7 con arquitectura de 64 bits, coprocesador M7 y 1 GB de memoria RAM– al nuevo iPad Mini Retina.

Esto hace que el pequeño iPad mueva iOS 7 con una soltura increíble, tanto a la hora de manejarse por lo menús, navegar por la web o ejecutar aplicaciones y juegos de última generación.

Algo que corroboran los benchmark que lo sitúan a la estela del iPad Air –ya que este cuenta con procesador A7 de 1,4 GHz en lugar de los 1,3 GHz del iPad Mini Retina– y muy cerca del rendimiento del iPhone 5S.

Comparativamente el nuevo iPad Mini es 5 veces más potente –según las pruebas de Geekbench 3– que el iPad Mini original con procesador A5, con lo que el salto cualitativo entre ambas generaciones es realmente significativo.

Un aspecto que tenía curiosidad por comprobar –tanto en el iPad Mini Retina, como el en iPad Air– son lo supuestos problemas del procesador de A7 de 64 bits para trabajar con tan sólo 1 GB de memoria RAM, que supuestamente provocan cierres bruscos de las aplicaciones.

Mi experienca dice que los cierres existen, eso sí, no a cualquier precio. Para provocar la saturación del sistema es necesario, por ejemplo, abrir más de 20 pestañas de Safari  –con otras tantas páginas web distintas totalmente cargadas– y estar ejecutando en segundo plano alguna que otra app más.

Todo sin percibir ninguna ralentización del sistema ni síntoma de inestabilidad que pudiera presagiar el cierre de Safari. Ciertamente, después de las pruebas, no considero que de esto se pueda deducir un problema de escasez de memoria RAM ni ningún comportamiento anómalo.

Batería

Para satisfacer las necesidades energéticas de la nueva pantalla y los nuevos procesadores, Apple ha integrado una batería de mayor capacidad en el iPad Mini Retina, lo que justifica su ligero aumento de grosor.

La nueva batería tiene una capacidad de 6.471 mAh (frente a los 4.400 mAh de la versión anterior), lo que le ha permitido más de 8 horas de uso mixto con periodos de reposo durante el fin de semana.

¿iPad Mini Retina o iPad Air?

Con el iPad Mini Retina Apple ha conseguido subsanar de un solo plumazo dos de las limitaciones históricas de su primera versión: calidad de la pantalla y rendimiento, manteniendo sus puntos fuertes como la portabilidad y manejabilidad, además de la duración de la batería.

Sobre el papel, parece que estamos antes el tablet perfecto, y a buen seguro que lo será para muchos. Pero después de mi experiencia con ambos modelos, creo que pagaría los 100 euros de diferencia por el iPad Air, ya que para poder sacar verdadero partido al nuevo procesador A7, la pantalla de 7,9 pulgadas se queda muy pequeña.

Además, gracias al nuevo diseño, el iPad Air es tremendamente portable e igual de manejable que el iPad Mini Retina.

Al margen quedan otras cuestiones como su Pantalla Retina, que no me ha terminado de convencer del todo, y la posibilidad de encontrar en el mercado Android alternativas igual de potentes –léase Nexus 7– con un precio bastante más reducido. 

Conclusiones

Con el iPad Mini Retina la mayoría de usuarios se dejarán por el camino gran parte de su potencial de proceso –innecesario para la mayoría de usos típicos de un tablet de 7-8 pulgadas– por lo que creo que hubiera sido más interesante, tanto para Apple como sus usarios, haber optado por un procesador A6X –con un rendimiento todavía  excelente- con su correspondiente Pantalla Retina.

Esto le hubiera permitido a Apple reducir ampliamente el precio final del iPad Mini Retina, eliminar del catálogo el limitado iPad Mini de primera generación, y haber dejado el iPad Air como tablet de referencia para usuarios con un perfil más enfocado a la productividad.