Joven se graba en su iPad siendo acosado, culpable de espiar

Adolescente graba en su iPad cómo es acosado y sufre bullying en el colegio. Le denuncian y es declarado culpable de espiar en un lugar privado.

Según las leyes estadounidenses, cualquier ciudadano mayor de edad puede comprar un arma.

Cualquiera puede matar a otra persona en defensa propia, sin ser castigado.

La NSA puede espiar impunente hasta tu marca de calzonzillos, si lo desea.

Pero si grabas con tu iPad cómo eres acosado en el colegio, en defensa propia, eso es un delito. Y serás castigado por ello.

Es lo que le ha ocurrido a un adolescente de Pennsylvania, según cuenta la web Ubergizmo, que cita como fuente a Aattp. El muchacho estaba sufriendo bullying en el colegio. Se llama así al terrible acoso que sufren muchos niños y adolescentes, por parte de otros chicos de su misma edad. Ocurre en el colegio, en los grupos de amigos, o en Internet.

No hablamos de una simple burla o desprecio, sino de la permanente persecución con amenazas, insultos, e incluso con violencia física. Un acoso que a veces termina en depresión, e incluso en suicidio, por parte de las víctimas.

Hacker aclara violación, le cae más pena que a los violadores

Para demostrar que estaba siendo acosado, el joven activó la grabacion de audio de su iPad escolar. La escuela de la víctima entrega iPads a sus alumnos, como parte de una campaña institucional, así que se trata de una herramienta permitida en la escuela.

Cuando el chico le mostró la grabación a su madre, efectivamente se escuchaba cómo otros compañeros se burlaban cruelmente de él, le insultaban y le amenazaban con pegarle.

La madre le mostró la grabación con las pruebas al director del colegio, pero en lugar de reprender a los acosadores, denunció al adolescente a la policía, y fue acusado de realizar grabaciones ilegales en un lugar privado.

El juez del distrito Maureen McGraw-Desmet rebajó los cargos a conducta desordenada, pero el muchacho fue condenado. Mientras, según Ubergizmo, sus acosadores no sufrieron ningún castigo.

El caso está pendiente de un recurso, el próximo 29 de abril.