Skip to main content

Teclado Logitech G PRO X TKL, análisis y opinión

analisis logitech G Pro X
A.A.H.

Lo mejor

  • Poder cambiar switches en caliente
  • Iluminación RGB en cada tecla
  • Software para Mac y Windows
  • Rendimiento en juegos

Lo peor

  • Sin funda de transporte
  • Peso para ser de plástico
  • Sin reposamuñecas

04/07/2021 - 16:00

Aunque lleva un tiempo en el mercado, hemos estado probando el Logitech G Pro X estas últimas semanas ya que no es un teclado mecánico más. Y es que, nos permite cambiar tanto los keycaps como los switches en caliente sin tener que hacer soldaduras, una opción muy interesante para tener diferentes experiencias sin comprar varios teclados.

Puede que no lo parezca, pero hay muchos 'enfermos' de los teclados mecánicos repartidos por el mundo. Son personas que acumulan teclados en cajones y que los sacan para usarlos dependiendo de la tarea que toque o el estado de ánimo de cada momento. Y yo soy una de esas personas.

Por eso, cuando tuve la oportunidad de pedir el Logitech G Pro X para analizar, no lo dudé no tanto por tener la experiencia con otro teclado mecánico más, sino porque tiene algo que lo hace bastante único: la posibilidad de cambiar tanto los keycaps como los propios switches.

Y, con esto en cuenta, os contamos nuestra experiencia con este teclado mecánico de Logitech tras pasar muchas horas tanto jugando como, sobre todo, escribiendo.

Logitech G Pro X
Dimensiones361 x 153 x 34 mm
Peso898 gramos
Teclas86 teclas mecánicas | 12 teclas de función programables |
Respuesta1 milisegundo
Interruptores rojosActuación a 1,9 mm | Fuerza de actuación de 50 gramos | Recorrido de 4 mm
Interruptores azulesActuación a 2 mm | Fuerza de actuación de 50 gramos | Recorrido de 3,7 mm
Interruptores marronesActuación a 1,9 mm | Fuerza de actuación de 50 gramos | Recorrido de 4 mm
CompatibilidadPlug&Play | Software compatible con W7 en adelante y macOS 10.11 en adelante
Cable1,8 metros | Trenzado | microUSB 2.0 con protección en anclaje
IluminaciónRGB en cada tecla
Precio155 euros

Apartados del análisis del Logitech G Pro X TKL:

Cuerpo con carencias, pero con elementos muy bien pensados

Vamos a empezar por el diseño, ya que no llama la atención, precisamente, pero que tiene detalles bien pensados. Esto, evidentemente, no nos pilla por sorpresa teniendo en cuenta que estamos hablando de una compañía que se mueve como pez en el agua en este segmento.

El teclado está construido en plástico y tiene unas dimensiones de 351 mm de largo por 153 de ancho y con un grosor de 34 mm (solo la base de plástico, ya que las teclas y las patillas que elevan el teclado aumentan considerablemente esta cifra).

,,

La tapa inferior tiene un diseño rayado que es elegante, pero que nos da un poco igual porque no lo vamos a ver nunca. Lo que es importante son las sujeciones. Y es que, cuenta con cinco enormes almohadillas de goma que impiden que el teclado se mueva

Esto es fundamental en cualquier caso, pero más en un teclado como este que va a ver "mundo" y en las competiciones se coloca en una posición... y es importante que no se mueva. Tiene dos patillas dobles, también con unas buenas gomas y con dos posiciones posibles en función de que queramos una altura media o más alta.

El perímetro del teclado también es de plástico con acabado negro brillante y en el lateral superior tenemos una ranura microUSB 2.0 con dos pestañas que sirven para anclar el cable integrado. 

Sí, podemos extraer el cable, lo que siempre es un plus en movilidad, y usar el que queramos, pero eso sí, si no tenemos el oficial, puede separarse si pegamos algún tirón. Me gusta que sea mallado y que mida 1.8 metros, ya que es más que suficiente.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

Pasemos a la parte superior, donde nos encontramos 86 teclas mecánicas que están dispuestas en un formato TKL, o lo que es lo mismo, sin teclado numérico.

Esto va en gustos, pero es el formato que más me gusta. Tengo varios teclados tanto TKL como 60% y completos y el más 'todoterreno' es el TKL, ya que tiene todas las teclas necesarias sin sacrificar tamaño, pero sin el espacio extra a la derecha para la 'calculadora'.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

El peso es de 898 gramos y me parece elevado teniendo en cuenta el uso del teclado y que no tenemos piezas metálicas, pero al final no me molesta demasiado. He viajado con él y no 'pesa' en la mochila, pero sí creo que un punto negativo es que no incluya bolsita de transporte en la caja.

El plástico es de calidad y las teclas son ABS, también muy bien terminado aunque, eso sí, por el precio del tecaldo me habría gustado que fueran PBT, pero bueno. En la parte superior tenemos el logo de Logitech y dos botones, uno para el modo juego y otro para encender o apagar la iluminación RGB.

Creo que esta parte añade algo de espacio innecesario al teclado, que podría haber sido más compacto si esos botones de acción fueran segundas acciones de alguna tecla, como F1 o F2, pero bueno. 

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

Hablando de segundas funciones, tenemos teclas multimedia en la parte superior izquierda como funciones 'Fn' de las teclas F9 hacia la izquierda. Y, como se puede ver, el layout es el español con el intro bien grandote, como nos gusta por aquí.

Al final, es un diseño sobrio, que queda bien en el escritorio y que, tras semanas escribiendo en él, parece que está como el primer día. 

Switches 'hot swap', lo que significa que puedes cambiar las keycaps y los propios interruptores

El punto más interesante del análisis de este Logitech G Pro X es el de los switches. Esto es así en prácticamente cualquier teclado mecánico, pero aquí Logitech ha dado una vuelta de tuerca que empieza a hacer que entienda por qué no hay fundita de transporte o por qué las teclas son ABS.

Y es que, el punto fuerte de este teclado es la posibilidad de cambiar los switches sin tener que comprar otro teclado. Comprar un teclado mecánico es un compromiso de varios años. Cuestan bastante dinero, hay diferentes tipos y toca pensar muy bien con qué switches o interruptores queremos casarnos.

Y no solo hay diferentes switches con sus particularidades, sino que hay varias marcas en el mercado y los Blue de Gateron no son iguales que los Blue de Kailh, Otemu o los de Cherry, entre otras. Y la experiencia de tecleo es distinta tanto entre diferentes marcas como entre los diferentes interruptores.

Este teclado lo podemos comprar con switches Kailh Red, Blue o Brown. Particularmente, y es algo bastante extendido, los Red son los mejores para jugar porque son más rápidos, no hacen ruido y son lineales. Es decir, no tienen una respuesta táctil.

Teclado mecánico: historia, tipos y por qué deberías usarlo

Los Blue me gustan más para escribir porque son más duros, es una experiencia muy gratificante, pero hacen mucho ruido. Y los Brown también son táctiles, pero están a medio camino en la reacción entre los Red y los Blue.

Como digo, tengo varios teclados en casa con diferentes interruptores, pero si no estáis enfermos, como yo, lo más normal es que tengáis solo un teclado. Bien, este Logitech te permite tener las tres experiencia de interruptores porque podemos cambiarlos en caliente, sin tener que soldar absolutamente nada en la placa del teclado.

Mi unidad es con los switches Blue, pero con la herramienta que viene en la caja podemos quitar tanto los keycaps como el propio interruptor, viendo la placa y pudiendo comprar otros switches compatibles para poder montarlos.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

La propia Logitech vende packs de switches, pero podemos montar cualquier Kailh que compremos en cualquier tienda. Simplemente quitamos los keycaps, extraemos los switches y los cambiamos por los Red o los Brown

Echando un rato montando este 'LEGO', tendremos una experiencia totalmente distinta. Y, como digo, es el principal punto de este teclado. 

Un centro de control que funciona con Windows y Mac

Antes de contaros nuestra experiencia, vamos a hablar del software. Evidentemente, como en cualquier periférico, tenemos una experiencia Plug&Play, lo que significa que vamos a conectar el teclado por USB al PC o Mac y va a funcionar perfectamente.

Sin embargo, si compramos un teclado o un ratón avanzados, lo lógico es intentar sacar el máximo rendimiento gracias al software del fabricante, y aquí tenemos buenas noticias. Mientras en Razer nos encontramos una aplicación para Mac que no funciona, en Logitech tenemos un programa compatible tanto con Windows como con los ordenadores de Apple.

Sí, no vamos a jugar en un Mac y a lo mejor este teclado no tiene mucho sentido en un Mac, pero si lo queréis para escribir, que sepáis que vais a poder configurar tanto la iluminación (si no, se queda en modo arcoíris constante) como otros parámetros.

Esta app, llamada G Hub, nos va a permitir cambiar todo lo referente a la iluminación con diferentes parámetros preestablecidos, pero también dando control total para cambiar la iluminación RGB de cada tecla.

Lo más interesante, sin embargo, son las teclas personalizables y las asignaciones que nos van a permitir crear macros y cambiar acciones de manera muy, muy sencilla. En Mac, además, se adaptan al la tecla de comando.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

En el modo de juego, que se activa mediante una tecla, se muestran las teclas que están desactivadas como la de Windows. Manualmente vamos a poder desactivar otras teclas, lo cual es muy interesante.

Es un software funcional, que no es pesado y que corre en segundo plano sin consumir demasiados recursos. 

Experiencia con los switches blue

Y llegados a este punto, debo decir que la experiencia estas semanas trabajando y jugando con el Logitech G Pro X ha sido muy, muy buena. Creo que las keycaps, pese a que son ABS, tienen un tacto bueno con una rugosidad justa y lo cierto es que no atrapa demasiado la grasilla natural de los dedos.

La curvatura del keycap, así como su caída permite que la experiencia sea buena y no vamos a pulsar sin querer dos teclas a la vez. 

En juegos como Overwatch o CS:GO se agradece mucho la tecnología NKR y la experiencia en estos títulos es satisfactoria, sí, pero si os lo vais a comprar solo para jugar, elegiría los interruptores rojos.

Para escribir, es cierto que el ruido es elevado, pero me gusta el tacto y la respuesta de los switches Blue, por lo que me vienen perfectos para mi día a día. 

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

Eso sí, creo que hay un pequeño espacio entre que pulsamos la tecla y sentimos la respuesta táctil que no debería estar ahí, pero es esa experiencia más... 'gomosa' de los switches Kailh.

La iluminación personalizable es agradable, la creación de macros también me parece acertada y las teclas multimedia son visibles sin problema, aunque habría preferido que, en lugar de una pegatina opaca, fueran símbolos inyectados en la tecla con transparencia para que también se iluminada, algo clave si jugamos a oscuras.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

Ideal para los que nos cansamos de usar siempre los mismos switches

Me encantan los teclados mecánicos y tengo varios en casa. El motivo es que, dependiendo de la tarea, el estado de ánimo o lo que me apetezca, hay días en los que prefiero una experiencia 60%, otros días me apetece un sonido de máquina de escribir para trabajar o un teclado lineal para jugar.

Lo bueno de los teclados mecánicos es, precisamente, que la experiencia escribiendo o jugando cambia radicalmente en función de los switches que estemos utilizando, pero también es verdad que si cambiamos de teclado vamos a tener otros switches, sí, pero a lo mejor mis switches favoritos no están en el cuerpo que más me gusta.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

Por eso creo que esta opción es muy interesante, ya que tenemos un único cuerpo que podemos personalizar con interruptores lineales o táctiles en función de lo que más nos apetezca en cada momento, y es el principal valor de este Logitech G Pro X.

Como teclado de competición o para disfrutar de shooters, es interesante gracias a su tecnología N-Key Rollover y que el cable sea desmontable también es un extra de movilidad. Los keycaps son cómodos y el teclado es robusto.

analisis logitech G Pro X TKL
A.A.H.

Ahora bien, creo que debería contar con un sistema imantado, como otras marcas, para colocar un reposamuñecas y, además, si estamos hablando de un teclado de competición, no habría venido mal una bolsita de transporte .

Son 155 euros por un teclado con switches Kailh, pero la calidad de construcción y, sobre todo, el hecho de poder cambiar de interruptores sin tener que soldar nada, son características que hacen que el teclado esté a un precio alineado con el de la competencia. 

Y la experiencia durante estas semanas tanto escribiendo miles de palabras como jugando ha sido muy buena, y eso es lo que importa en un teclado.