Skip to main content

43.000 millones de euros para terminar con la crisis de los semiconductores: así es la solución de Europa

Europa tecnológica

09/02/2022 - 09:26

El viejo continente se ha dado cuenta de lo débil que es ante crisis como la actual, ya que no tiene fábricas suficientes para producir los elementos clave de nuestra economía: microchips, semiconductores, baterías... Pero hay un plan para dejar de ser dependientes de Asia.

La Unión Europea ha anunciado un plan de 43.000 millones de euros para superar su dependencia de los fabricantes asiáticos, mientras los gobiernos y las empresas de todo el mundo luchan contra una crisis global de la cadena de suministro que podría prolongarse durante todo el año.

Los consumidores tienen que esperar meses para adquirir coches, lavavajillas y otros productos duraderos debido a la escasez de chips, por lo que el plan del bloque europeo marca uno de los avances más significativos hasta ahora como resultado de la crisis.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró el martes que: "Los chips están en el centro de la carrera tecnológica mundial. Por supuesto, también son la base de nuestras economías modernas".

Parlamento europeo
Unsplash

Von der Leyen explicó que una ley de chips vincularía la investigación, el diseño y las pruebas y coordinaría las inversiones nacionales y de la UE. El plan reúne fondos públicos y privados y permite la concesión de ayudas estatales para poner en marcha las enormes inversiones.

La medida de la UE es un reflejo de iniciativas que se están dando en todo el mundo. Por ejemplo, Joe Biden ha prometido invertir 52.000 millones de dólares en un sector nacional de producción de chips para garantizar un suministro constante en Estados Unidos.

Los gestores de la cadena de suministro son expertos en adaptarse a catástrofes naturales inesperadas, como tifones e incendios (algo muy habitual en el continente asiático), pero las consecuencias de la pandemia han sido imposibles de sortear.

TSMC construirá chips de 2 nm para 2024

La crisis de los semiconductores está lejos de terminar: 2022 puede ser su peor año

Los cambios en la geopolítica y el cambio climático se suman a la mezcla y están llevando a las empresas y a los gobiernos a replantearse su forma de hacer negocios.

Además de los retrasos en los productos y materiales clave, las empresas siguen viéndose acosadas por la escasez de mano de obra gracias a los continuos brotes del virus y los cierres patronales, así como por una inflación que no se veía desde hace décadas, explican los expertos.

Con este panorama si para finales de año conseguimos salir de la crisis y las fábricas vuelven a funcionar con normalidad nos podríamos dar por satisfechos. Pero todo apunta a que todavía quedan años de escasez.

Y además