Skip to main content

La actualización de Windows 10 de Mayo 2020 provoca la pantalla azul de la muerte si tienes drivers antiguos

Windows 10

31/05/2020 - 12:40

Los usuarios más atrevidos están reportando los primeros fallos con la actualización de mayo de 2020 de Windows 10, apareciendo en mayor medida la temida pantalla azul de la muerte que puede dejar inservible el equipo. En principio solo está afectando a aquellos usuarios que están forzando la instalación.

Como viene siendo ya una tradición, una nueva actualización importante de Windows 10 pone en jaque a miles de equipos de todo el mundo, en esta ocasión con la temida pantalla azul de la muerte que deja inservible el equipo y en ciertos casos la única solución es instalarse el sistema operativo desde cero.

Desde hace unos días ya está disponible la actualización de mayo de 2020 de Windows 10, aunque de momento únicamente para equipos seleccionados, que ya cuentan con la compatibilidad y drivers actualizados para poder soportar una actualización importante de estas características. Lamentablemente no todo el mundo es paciente, y aquellos usuarios que han querido forzar la descarga de la actualización Windows 10 de mayo de 2020, han recibido como respuesta la pantalla azul de la muerte en sus equipos.

Se trata de los primeros fallos reportados con la nueva actualización de Windows 10, aunque en esta ocasión está relacionada con aquellos usuarios que han forzado su descarga e instalación en equipos que en principio no son compatibles por contener ciertos drivers no actualizados.

Microsoft ha empezado a advertir que aquellos ordenadores con drivers de pantalla Nvidia versión 358.00 o anterior recibirán la temida pantalla azul de la muerte durante o después de instalar la actualización de mayo de 2020. Otro error es que ciertos controladores de audio pueden causar esta misma pantalla. También parece que los drivers Samsung RapidMode también están afectando a ciertos usuarios.

Si bien Microsoft ha aclarado que estos ordenadores afectados con drivers antiguos no van a recibir de primeras la actualización, advierten que se eviten el uso de aplicaciones como Media Creation Tool o similares para forzar su instalación.

Llegados a este punto, la mejor decisión que puedes tomar es esperar a que naturalmente tu sistema te descargue e instale la actualización de mayo de Windows 10, y jamás forzarla. Si eres de los aventureros, siempre puedes intentar realizar una instalación limpia para eliminar los problemas de rendimiento y compatibilidad causado por controladores de dispositivos, software de terceros, errores de configuración o cualquier otro problema que tengas en el sistema tras el uso continuado.

Eso supone un duro revés para Microsoft, dado que con la última gran actualización de Windows 10 lanzada en 2019 apenas se reportaron errores en su implementación.

[Vía: WindowsLatest]
 

Etiquetas:

#Windows

Y además