Skip to main content

Acusan a la policía de Moscú de filtrar imágenes de videovigilancia a los hackers

Vigilancia

09/12/2019 - 09:34

Las grandes ciudades de todo el mundo se han afanado a lo largo de las últimas décadas en instalar cámaras de vigilancia por sus calles para mejorar la seguridad de sus ciudadanos. Muchas de esas cámaras ahora colaboran con sistemas de inteligencia artificial y reconocimiento facial. Ejemplo de esto es Moscú, capital de Rusia que ya alberga un sistema de vigilancia con 175.000 cámaras

Más de 4.000 de esas cámaras se sitúan en lugares populares de la ciudad, donde su función es controlar a los ciudadanos que puedan intentar cometer algún tipo de crimen como el robo de una tienda. Sin embargo, un nuevo informe ofrece una teoría alternativa bastante preocupante y que acusa directamente a las autoridades de esa ciudad. 

El medio de investigación MBK Media es el responsable de este reportaje en el que se asegura que parte de los datos recogidos por ese sistema de vigilancia acaba en manos de piratas informáticos. Según el autor de este reportaje, Andrey Kaganskikh, la policía de Moscú, empleados de este sistema de vigilancia y las autoridades políticas de la ciudad son los que han fomentado esta filtración de datos de seguridad

La propia página web oficial del sistema de videovigilancia de la ciudad confirma que los empleados del organismo federal, el alcalde de Moscú, la policía y demás personal administrativo tienen acceso a los datos extraídos de ese sistema de seguridad público. 

Todas estas personas pueden verificar la transmisión en directo de todas esas cámaras, simplemente necesitan un enlace único e introducir sus credenciales para poder acceder. El enlace que se utiliza caduca a los 5 días para mayor seguridad, un periodo de caducidad que coincide con el límite de tiempo que las imágenes permanecen guardadas en el sistema, según explica la web oficial. 

Según Kaganskikh, esas credenciales se están vendiendo en foros ocultos de la dark web por 30,000 rublos, unos 424 euros. No hay escasez de demanda para esta clase de datos, sistemas de vigilancia tan extensos como los que controlan los gobiernos y si además cuentan con reconocimiento facial, pueden ser de gran ayuda para los cibercriminales. 

El autor de este reportaje pudo acceder al sistema y probar el sistema de reconocimiento facial. El resultado no fue del todo efectivo, pero el sistema llegó a ofrecer 238 fotografías de personas que se parecían a la persona que estaban buscando y que habían aparecido en algún momento en las imágenes grabadas, con la dirección y la hora en la que se le había visto. Algunas de esas fotografías eran de más de una mes de antigüedad. 

El medio ruso asegura que tanto el Ministerio del Interior como el resto de instituciones y organizaciones responsables de este sistema de seguridad no se han querido manifestar al respecto ni hacer ningún comentario. A falta de que se compruebe esta información, es un buen ejemplo de los peligros que presentan estos sistemas aunque también ofrezcan seguridad  y protección para los ciudadanos.