Skip to main content

Alguien crea una versión CGI de sí mismo e intenta engañar a sus amigos

MetaHuman App

Youtube/Ferdi

21/03/2021 - 15:30

Un youtuber ha intentado engañar a todos sus amigos haciéndose pasar por un modelado en 3D.

Con la proliferación de los deepfakes y con un ecosistema digital en el que cada vez es más difícil discernir la realidad de una inteligencia artificial, alguien ha sido capaz de crear una versión CGI de sí mismo, y tú también puedes hacerlo si tienes las herramientas necesarias.

El vídeo procede del youtuber Ferdi, un amante de la tecnología que ha intentado “engañar” a muchos de sus amigos (y desconocidos) haciéndose pasar por la imagen de una persona real, pero ofreciendo un avatar completamente diseñado en 3D. En concreto ha hecho uso de la aplicación llamada MetaHuman para crear el duplicado CGI de sí mismo y en el vídeo explica todos los pasos que se deben cumplir, aunque no es precisamente barato.

Primero tuvo que comprar un iPhone de última generación para que fuera compatible la cámara, e incluso cambiar algo su look para que fuera mejor reconocido por el sistema y así mapear toda su cara transformándola en un avatar en 3D. También se tuvo que dibujar los pertinentes puntitos en su rostro para que la aplicación pudiera replicar correctamente su imagen, que tampoco quedó del todo perfecta.

Si bien el acabado es increíble, sí que se nota a primeras que se trata de un avatar creado en 3D, con lo que prácticamente no pudo engañar a nadie, pero sí que consiguió captar la atención de la mayoría de ellos que se quedaron sorprendidos ante tal hazaña tecnológica.

No es la primera vez que escuchamos la aplicación MetaHuman, creada por la gente del Unreal Engine, una herramienta de creación 3D que suelen utilizar desarrolladores de videojuegos y que ahora también está el alcance del público.

Según el sitio web de la aplicación, podemos leer que gracias a la misma “se pueden crear seres humanos digitales fotorrealistas, completamente arreglados y completos con cabello y ropa, y todo en cuestión de minutos”.

Con el avance tecnológico se cuestiona la ética de ciertas aplicaciones que están en el mercado dado que podrían acabar usándose para otros fines como los delictivos, y más ahora que proliferan las estafas online.