Skip to main content

Amazon, Apple y Google han comenzado el camino hacia control de la atención médica del futuro

médico

12/12/2019 - 12:41

Últimamente se habla mucho de la automatización de los hospitales, la introducción de los robots en estos centros de salud, pero hay otro aspecto de la medicina que la tecnología podría revolucionar, la propia perspectiva de la atención médica. Prevenir con datos antes que curar

Los grandes gigantes tecnológicos han llenado nuestra vida de dispositivos cada vez más preparados para cuidar de nuestra salud diaria. Parece un paso inocente y sencillo, pero según analistas como Peter Diamandis, es el primer paso para reinventar los sistemas de atención médica, uno de los negocios más importantes del mundo. 

Peter Diamandis es el cofundador de la Fundación X-Prize, una organización enfocada en fomentar la innovación de proyectos que resuelvan los grandes problemas del mundo. Diamandis ha asegurado en Fast Company que Amazon, Apple y Google serán mejores proveedores de atención médica gracias a los datos sobre nosotros que recogen sus dispositivos. 

Apple protagoniza titulares cada dos por tres cuando uno de sus relojes inteligentes ha salvado a su dueño de un accidente de tráfico, una caída o ha detectado síntomas de problemas cardiacos. Amazon, por su parte, ha enseñado a sus altavoces inteligentes a responder dudas médicas en los hogares de sus usuarios británicos. Le puedes preguntar cómo es mejor curar un resfriado o qué síntomas presentan las personas con Parkinson.

Google no se queda atrás, se ha asociado con la compañía Ascension, la segunda organización de atención médica más grande de Estados Unidos y estaría ayudando a esta compañía a mejorar sus sistemas informáticos y almacenamiento en la nube

Altavoces Google

Ninguna de estas compañías ha confirmado aún que su intención sea convertirse en proveedores de atención médica, pero su recientes negocios se basan en la tecnología Big Data y la Inteligencia Artificial que levan tiempo anunciándose como la revolución que la medicina llevaba tiempo necesitando. 

Diamandis, asegura que con todos esos datos que recopilan las tecnológicas sobre sus clientes y el procesamiento adecuado de esos datos podría predecir las enfermedades y mantener sanos a los pacientes, antes de que la enfermedad se manifestará, el clásico prevenir antes que curar. 

Prevenir una enfermedad en vez de curarla cuando ya está avanzada es mucho más barato según explica Diamandis, por lo que el futuro de las empresas de atención médica estaría en enfocarse en ese objetivo. Esto implica rediseñar los clásicos seguros sanitarios, que están pensados para cubrir el alto coste al que se debe hacer frente cuando caemos enfermos. Es más, Diamandis apunta directamente a la desaparición completa del seguro de salud tradicional, para dar comienzo a contratos en los que los pacientes paguen a las empresas por mantenerles sanos.

Amazon ya ha creado su propia clínica para en Estados Unidos exclusiva para sus empleados de Seattle y ha comprado una farmacéutica online por unos 1.000 millones de dólares. Google y Apple cuentan con sus propias aplicaciones de salud donde se almacenan y analizan todos los datos sobre la salud y costumbres de sus usuarios. 

Sin embargo, pasando por alto todos los dilemas sobre la privacidad de las personas que supone este nuevo negocio y uso de los datos, existen otras voces que no ven tan positivo ni factible ese enfoque predictivo que plantea Diamandis. Henrik Vogt, becario postdoctoral en el Centro de Ética Médica de la Universidad de Oslo, no considera que sea tan sencillo como calcular la predisposición que tiene un paciente a padecer una enfermedad. 

Vogt recuerda que el hecho de que una persona tenga una gran predisposición a padecer una enfermedad, por herencia genética, o condiciones vitales, no significa que llegue a desarrollar nunca los síntomas y por lo tanto no debería ser sometido a un control médico innecesario. "Tenemos que aceptar que siempre habrá algún grado de riesgo, morbilidad y mortalidad" explica Vogt.

Los seres humanos no somos algoritmos que siempre actuemos igual, ni respondamos de la misma manera a un tratamiento u otro, por lo que la medicina predictiva tendría bastantes limitaciones para conquistar el mercado y anular por completo los seguros médicos como postula Diamandis. 

No obstante, la mayoría de expertos coincide en la importancia de tecnologías como el Big Data para la mejora de la medicina en las que trabajan las compañías tecnológicas. Análisis de datos que permiten un mayor control a los médicos y mejores herramientas para responder con precisión y rápidez ante los distintos problemas de los pacientes.