Skip to main content

Amazon patenta un sistema para evitar que secuestren sus drones

Amazon se prepara para realizar todas las entregas con drones

03/07/2018 - 12:47

Amazon visualiza un futuro en el que los drones sean los encargados de realizar todas las entregas de pedidos. Para conseguirlo lleva años patentando y desarrollando esa idea, a pesar de las estrictas regulaciones gubernamentales que tiene el vuelo de drones.

El servicio Prime Air de Amazon realizó su primera entrega en diciembre de 2016. Y desde entonces la compañía no ha dejado de apostar por el desarrollo de este tecnología. Pero el camino no está siendo fácil, y uno de los riesgos a los que se enfrenta es que alguien rompa la seguridad de los drones para –por ejemplo– desviar su vuelo.

La última patente que ha presentado la compañía ante la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos plantea una posible solución que evitaría que los drones fuera hackeados.

Estos son los drones más vendidos en Amazon

En la patente, Amazon explica que "a medida que el uso de vehículos aéreos no tripulados continúa aumentando, también lo hace la probabilidad de que sean atacados". Estos ataques "pueden obtener el control de los UAV al piratear las señales de comunicación que se envían entre los UAV y un controlador".

La propuesta de Amazon para evitar que sus drones sean secuestrados se basa en el desarrollo de una señal que el controlador envía al dron cada pocos segundos, a modo de latido. Si esa señal detecta la interferencia de una tercero, el dron cambiará automáticamente del modo misión de entrega al modo seguridad.

En el modo seguridad el dron trata de recuperar el control y la comunicación con el controlador, además de posicionarse en un lugar seguro para evitar ser secuestrado y así poder reiniciarse tranquilamente. 

Las patentes que durante años se han ido conociendo sobre Prime Air nos dan una idea de cómo pretende la compañía enfocar este servicio. 

LAs patentes del sistema de drones Prime Air

Hace un año se hacía público el diseño de una torre por la que constantemente entrarían y saldrían los drones con los pedidos. La idea parecía inspirada en una colmena de abejas. 

Sin embargo, no todo el mundo aplaudió la propuesta. El problema surgía al querer instalar esas torres en el centro urbano, lo que hizo que muchas personas se preguntaran por el ruido que podría ocasionar este intenso tráfico aéreo en el centro de las ciudades, así como el potencial riesgo para la seguridad de las personas. 

Otra opción es la creación de una nave nodriza, un dirigible enorme cargado de productos desde donde se abastecerían los drones. 

Todas estas opciones se encuentran siempre de pleno con el muro de la regulación actual en materia del uso de drones con la que también han chocado compañías como Facebook, que hace una semana hacía pública la cancelación de su proyecto para suministrar internet en zonas remotas con el uso de drones. 

Ver ahora: