Skip to main content

La NBA se plantea el uso de un anillo que detecta síntomas del coronavirus

Oura Ring anillo

Oura

Redacción Computer Hoy

17/06/2020 - 11:02

En la NBA van a utilizar los anillos inteligentes de Oura para detectar si los jugares sufren alguno de los síntomas de la COVID-19.

A la hora de detectar los síntomas del coronavirus, la mayoría de empresas están optando por tomar la temperatura a los empleados cuando llegan cada día al trabajo, aunque también hay otras que han ido realizando la PCR según se incorporaban tras la cuarentena. En todo caso, saber si hay alguien contagiado supone todo un reto, pero en la NBA han encontrado un método eficaz de control a los jugadores: los anillos Oura.

Mediante un anillo inteligente se pueden realizar distintas mediciones del cuerpo humano, como la temperatura, la frecuencia cardíaca o la respiratoria. Al ser monitorizados estos factores y supervisados por un software especialmente desarrollado para la detección de enfermos, es posible "pronosticar y predecir la aparición de síntomas relacionados con COVID-19".

Según el Instituto Rockefeller de Neurociencia de West Virginia University, con los anillos Oura se pueden observar los síntomas con "tres días de anticipación, con una precisión del 90%". Estos tiempos pueden ser muy útiles para la NBA, pero también para otros ámbitos.

En la NBA se enfrentan a uno de los problemas que existen en el deporte profesional: al ser necesario el contacto físico entre jugadores existen grandes probabilidades de contagio en caso de existir un enfermo, por lo que deberán vivir en una continua cuarentena al reactivarse la temporada. No solamente por el virus o el desequilibrio que puede provocar en la liga tener jugadores enfermos, tampoco se conocen las consecuencias a largo plazo tras sufrir el coronavirus.

Por eso se está optando por el uso de estos anillos inteligentes de Oura que servirán para el control total de su estado de salud y la predicción de posibles enfermedades, un dispositivo que en principio es muy fiable y cuyo uso no incomodará a los jugadores.

Estos anillos pesan entre 4 y 6 gramos y tienen una autonomía de una semana con una carga al requerir la monitorización las 24 horas del día. Los dispositivos se sincronizan con los móviles a través de Bluetooth y son compatibles con iOS y Android. Además de los sensores para controlar a la persona, también cuentan con acelerómetro y giroscopio.

Queda por ver si los deportistas se muestran de acuerdo con la monitorización continua o si el funcionamiento es tan óptimo como se anuncia. Llevar un anillo en todo momento puede que no sea una idea agradable para todos los jugadores, pero la maquinaria de la NBA también puede ser muy exigente.