Skip to main content

Así es el “caballo de Troya” que Putin le regaló a Trump

Putin y Trump
YURI KADOBNOV

26/07/2018 - 19:23

La reunión en Helsinki entre Donald Trump y su homólogo ruso Vladimir Putin no ha hecho más que darle dolores de cabeza a los servicios de inteligencia de EE.UU.

Durante su encuentro, Putin regaló a Trump un balón de fútbol como los que se había estado utilizando como balón oficial en los encuentros del ya finalizado Mundial de Rusia. Un gesto inocente y cordial de no ser porque, tras esa aparente inocencia, podría ocultarse la versión digital del famoso caballo de Troya de los escritos de Homero.

El balón que Putin regaló a Trump durante su reunión en Helsinki es un Adidas Telstar 18. Este balón tiene una peculiaridad: incluye un chip NFC.

Durante su fabricación, Adidas ha insertado una etiqueta NFC bajo el símbolo de la FIFA. De ese modo, los aficionados pueden acercar su smartphone equipado con NFC a ese símbolo y acceder directamente a contenido deportivo de Adidas, información sobre competiciones y desafíos y eventos de la marca de equipamiento deportivo. Todo muy inocente, salvo por que el regalo viene de Rusia.

Según los expertos en seguridad de la Casa Blanca, este tipo de chips NFC podrían modificarse e instalar en el dispositivo que lo escanea algún tipo de malware espía. Es normal que, conociendo la rebeldía del presidente Trump en lo que a seguridad electrónica se refiere, el servicio secreto americano haya puesto el grito en el cielo poniendo distancia entre los smartphones de Trump y el balón.

Esta sospecha podría tomarse como una anécdota más, si no fuera porque el regalo procede de un país sobre el que recaen serias sospechas de injerencias y espionaje durante en las elecciones de 2016 que llevaron a Trump a la Casa Blanca.

Lo más sorprendente de este caballo de Troya 2.0 es que fue entregado en persona por el propio Putin, que durante años fue miembro de los servicios de espionaje ruso. Ni al mismísimo Ian Fleming se le habría ocurrido una estrategia más ingeniosa para espiar a un enemigo en sus novelas de James Bond.