Skip to main content

Así vuela el avión sin motor impulsado por viento iónico

Avión iónico

MIT

24/11/2018 - 08:12

Dejar atrás el uso de combustibles fósiles es uno de los objetivos de la humanidad a corto plazo. No solo porque se acaban, sino porque la contaminación cada vez es mayor y, ahora, hay métodos alternativos para alimentar los vehículos y dispositivos a motor. Los aviones impulsados por viento iónico pueden ser el futuro, y ya hemos visto uno funcionando sin motor.

El MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, nos sorprende cada cierto tiempo con inventos que podrían formar parte de nuestras vidas en el futuro, y ahora podríamos estar ante la mayor revolución desde la invención de los aviones hace más de 100 años.

Y es que, desde el principio, este medio de transporte se ha basado en las partes móviles y un motor para poder alzar el vuelo y mantenerse en el aire. Se han hecho cada vez más eficientes, pero el impacto medioambiental sigue ahí, se produce contaminación acústica y, además, se consume una gran cantidad de combustible. Por eso, los aviones impulsados por viento iónico pueden ser el futuro.

Lo que tenéis en este vídeo es el primer avión impulsado por viento iónico del mundo, un avión capaz de volar a casi cinco metros por segundo y que, con sus cinco metros de envergadura, solo pesa 2,45 kilogramos.

Un motor pesa muchísimo, y eliminar todo lo necesario de dicho elemento en un avión ahorraría varios cientos de kg. Ahora bien, ¿qué es eso del viento iónico? Realmente, no es que haya algo ''soplando''. El viento iónico se produce cuando se produce un campo magnético en una zona en la que hay dos cables, un emisor y otro que recoge lo que el emisor produce.

En el espacio que hay entre medias hay electrones que colisionan con el aire, produciendo una reacción en cadena que permite crear moléculas ionizadas con carga positiva para, en definitiva, crear un campo eléctrico en una zona delimitada que ''mueve el aire''.

El MIT también nos dio la clave de la felicidad

Las moléculas ionizadas se desplazan hacia el colector y, así, el avión impulsado por viento iónico consigue avanzar. Eso sí, queda mucho camino por recorrer. Y es que, este tipo de energía puede hacer que aviones pequeños se muevan, pero no aviones comerciales, por el momento. 

Además, está el gran problema de tener que crear una zona muy específica y delimitada para poder tener ese campo de viento iónico. Cualquier mínima interferencia podría hacer que la aeronave cayese en picado.

Así pues, parece que el futuro pasa por hacer aviones híbridos que cuenten con motores convencionales y con sistemas, en algunos tramos o en el despegue, de impulso por viento iónico.

Ver ahora: