Skip to main content

La Casa Bitcoins, un peculiar homenaje a la criptomoneda más famosa

House Bitcoins

Cyril Lancelin

24/12/2021 - 00:13

Las criptomonedas son un concepto completamente digital, pero toman forma en esta estructura creada por el artista francés Cyril Lancelin.

Un Bitcoin no se puede tocar. No existe en el mundo real. Pero a día de hoy cuesta casi 45.000 euros, y la mayoría de sus dueños son ricos.

El artista visual francés Cyril Lancelin siempre se ha sentido fascinado por la fina línea que separa el mundo abstracto del mundo real. ¿Qué hay más abstracto que una criptomoneda?

Sus creaciones se basan en estructuras geométricas creadas con esferas y otras formas simétricas, así que desde ese punto de vista, esta excéntrica House Bitcoins (Casa Bitcoins), cobra todo el sentido:

VIDEO

[CH] Casa Bitcoins

Quizá desde un punto de vista estructural parezca una casa, pero como mucho serviría para pasar la tarde un día caluroso, porque no está preparada para entrar a vivir.

Las paredes están formadas por enormes (e inexistentes) monedas de Bitcoins que además son rotatorias, dejando pasar el aire y la luz (y todo lo demás) al interior de la casa.

Estas monedas se apilan también en horizontal, formando escaleras y un original mirador elevado, que se aprecia al final del vídeo.

El interior de la casa está decorado con algún sillón, un baño, e incluso una piscina interior, pero el hecho de que las paredes roten y no estén completamente cerradas, impide utilizarla como vivienda.

Es, por encima de todo, una visión artística del Bitcoin.

Según explica su autor, Cyril Lancelin, en Designboom, "la criptomoneda viene del mundo abstracto, pero es una gran oportunidad para financiar algunos proyectos de arquitectura digital para que formen parte del mundo real".

Y continúa: "House Bitcoins es parte de este viaje. Está en el camino, comenzando como una idea digital proveniente del metaverso, pero lista para ser construida con material tradicional, para hacerla una experiencia única de este tiempo transitorio en el que estamos".

Vivimos tiempos extraños, y esto no ha hecho nada más que empezar...

Y además