Skip to main content

Cómo arreglar el email según la ciencia

Redactar un email

08/11/2021 - 21:06

Puede que no estés utilizando bien el email y, es que, muchas personas tratan a este tipo de mensajería como si de WhatsApp o Telegram se tratase.

El correo electrónico o también conocido como email llegó para, supuestamente, facilitarnos la vida al hacer la comunicación mucho más sencilla entre las diferentes personas. Y, es que, mandar un email es realmente fácil.

Lo único necesario es conocer la dirección de correo del destinatario y escribir lo que le queremos contar. La persona al otro lado de la pantalla recibirá el mensaje y responderá cuando vea conveniente o simplemente no lo hará.

VIDEO

Cómo programar un correo en Gmail

¿Qué ha ocurrido? ¿Qué ha cambiado? El principal problema del email o correo electrónico no es el funcionamiento de los diferentes servicios, es la manera en la que tratamos este tipo de mensajes.

Hasta hace algunos años los correos electrónicos recibidos eran contestados en momentos específicos y cuando existía un lapso de tiempo para ello. La velocidad de la vida moderna y la necesidad de inmediatez ha hecho que esto cambie.

Muchas personas tratan al correo electrónico como WhatsApp o Telegram, siendo este tipo de envío de mensajes algo muy diferente a lo que viene siendo un email. De hecho, la ciencia tiene algo que decir en cuanto a esto.

Y, es que, tras varios estudios, Laura M. Giurge de la Universidad de Negocios de Londres y Vanessa Bohns de la Universidad de Cornell han llegado a la conclusión que tratar el correo electrónico como una aplicación de mensajería instantánea es un error.

Reducir a cero las expectativas de una respuesta instantánea tras enviar un email es algo que hay que hacer, además de que no hay que acosar por otras vías para preguntar si la persona ha recibido el correo.

La comunicación o, mejor, la etiqueta a seguir a la hora de enviar un email implica no tener tanta prisa en recibir una contestación y, además, respetar los horarios de las personas al otro lado de la pantalla.

Etiquetas:

email, Gmail, Ciencia

Y además