Skip to main content

¿Cuál es la mejor forma de guardar una mascarilla?

mascarilla

26/05/2020 - 09:45

  • Tanto las mascarillas reutilizables como las quirúrgicas se pueden guardar durante un periodo corto de tiempo para después volver a usarla.
  • Te explicamos paso a paso cómo guardar una mascarilla de forma segura.
  • Si no se usa debidamente, este método de protección puede volverse en nuestra contra.

Las mascarillas van a quedarse en nuestras vidas durante bastante tiempo, se han convertido en un complemento más en el día a día. Son un método de protección imprescindible actualmente, pero que si no se usan bien pueden volverse en nuestra contra y hacer más mal que bien. 

El Gobierno de España ha decretado el uso obligatorio de las mascarillas en sitios públicos cerrados o abiertos donde no se pueda mantener la distancia de seguridad de dos metros. Sin embargo, hay determinadas excepciones en las que podríamos prescindir de la mascarilla durante un rato para luego volver a usarla, y ¿qué haces durante ese tiempo con ella?

Si te vas a sentar a comer en una terraza o entras en casa un momento para volver a salir a la calle, no vas a estar tirando y usando varias mascarillas, su precio no es como para despilfarrar. Aunque sean mascarillas quirúrgicas no reutilizables se pueden guardar durante un periodo corto de tiempo para volver a usarlas después. 

Vamos a explicar paso a paso qué debemos hacer con una mascarilla y qué no debemos hacer con ella cuando la queramos guardar, tal y como han indicado desde el Consejo General de Enfermería.

  1. Nos desinfectamos las manos con gel desinfectante. Estaría bien llevar un bote con nosotros a todas partes o buscar si en el local tienen uno.
  2. Nos quitamos la mascarillas por los arneses. No tocamos ni la parte externa, que es la parte que puede estar contagiada, ni la interna que es la parte limpia que después nos volveremos a poner en la cara. 
  3. Metemos la mascarilla en una bolsa transpirable, a ser posible de papel o un sobre. No debemos guardarla en el bolsillo pues puede estar contaminado o en una bolsa de plástico hermética, su cierre genera humedad y favorece la cría de las bacterias. 
  4. No debemos ponernos la mascarilla en la barbilla, la frente o colgando de la oreja, esas partes no han estado protegidas y podrían contaminar aún más la mascarilla que luego volveremos a usar. 
  5. Tampoco es adecuado colgarla del collar o del bolso, debe estar protegida en una bolsa transpirable.

Ya la hemos guardado y hemos estado disfrutando del sol en la terraza o paseando por el bosque y queremos volver a casa. Toca ponérsela de nuevo y también debemos seguir unas pautas muy claras. 

  1. Volvemos a desinfectarnos las manos, abrimos la bolsa y sacamos la mascarilla por uno de los arneses
  2. Procuramos colocarla con la ayuda de los arneses tocando lo menos posible la parte de tela. 
  3. Una vez llegamos a casa, volvemos a lavarnos las manos, nos quitamos la mascarilla por los arneses y la tiramos a la basura, si no es reutilizable. 
  4. En caso de que sea reutilizable, debemos seguir las indicaciones del fabricante para lavarla.
  5. Recuerda que las mascarillas quirúrgicas no reutilizables, se deben tirar a la basura o contenedor de restos. Nunca dejarla en el suelo de la calle o tirada por la casa. 

Esto implica que, además de salir a la calle con la mascarilla en la cara, debemos llevar con nosotros un pequeño bote de gel desinfectante y una bolsa de papel o sobre por si nos hace falta. Unas medidas que junto con el distanciamiento y la precaución pueden ayudar a prevenir muchos contagios.