Skip to main content

Comprar un portátil sin Windows 10 es muy barato, pero ¿merece la pena?

Ubuntu 19.04

12/08/2019 - 08:40

Hay muchas veces que vamos buscando el producto más barato posible, y en ocasiones podemos llevarnos una sorpresa. Es algo que ocurre, por ejemplo, con los portátiles, ya que podemos comprar un portátil de marca muy barato sin Windows 10, pero... ¿merece la pena?

Windows 10 se ha convertido prácticamente en un estándar. Aunque otras opciones, como Linux y sus diferentes distribuciones (como Open OS y Ubuntu) cada vez son más amigables con el usuario medio, seguimos buscando comprar un portátil barato con Windows

Pero... ¿qué pasa cuando te cruzas con dos portátiles del mismo modelo, pero uno es 200 euros más barato que el otro por no llevar Windows? Ahí es cuando el usuario se pregunta si vale la pena. Y la respuesta es que sí, pero depende, como siempre, de cada perfil de usuario.

No hay que rebuscar mucho en tiendas como Amazon para ver ordenadores sin sistema operativo. Por ejemplo, tenemos un Lenovo Legion Y530, un buen modelo básico para jugar, pero también para trabajar, por 659 euros sin Windows 10. Ese mismo modelo, con el sistema operativo de Microsoft, cuesta 999 euros.

La explicación a por qué es más barato un PC sin Windows 10 es sencilla. Igual que a nosotros nos cuesta dinero comprar la licencia de Windows cuando montamos un PC a piezas, por ejemplo, a los fabricantes también, ya que Windows 10 es un valor añadido, algo que sabe Microsoft.

Ahora bien, ¿vale la pena un PC sin Windows 10 aunque sea más barato? En un equipo como el que acabamos de mostraros, un PC enfocado al gaming, puede que no. Y es que, la inmensa mayoría de juegos corren bajo Windows, y aunque se ha intentado que eso no sea así, la realidad es que el sistema de Microsoft alberga todos los launchers de juegos.

Las mejores distribuciones de Linux que puedes descargar

En ese caso, no valdría la pena comprar un PC sin Windows 10, aunque sea más barato. Pero... ¿y para trabajar? Ahí estaríamos entrando en otro terreno, ya que esos 200, 300 o 400 euros de diferencia en el precio son considerables, y si tenemos un poco de paciencia, en cuanto llegue el nuevo equipo podemos instalar una distro de Linux que nos permitirá, con ciertos programas de código abierto, tener una experiencia lo más cercana posible a Windows.

Es decir, podemos contar con editores de imágenes gratis, con suites de ofimática y de entretenimiento de código abierto que no tienen, en algunos casos, nada que envidiar a los programas que utilizamos en Windows y, lo mejor, ahorrando unos cuantos euros en la compra del PC, algo que podemos invertir en otra cosa.

Así que, como veis, comprar un portátil sin Windows 10 vale la pena, pero debemos tener claro que no valen para jugar y que, además, necesitan algo de ''trabajo'' por nuestra parte para encontrar la mejor distro de Linux y los programas compatibles.

Ver ahora: