Skip to main content

¿Es la crisis de Android en EEUU la oportunidad ideal para los móviles basados en Linux?

Móvil Linux

07/06/2019 - 13:05

Desde hace ya varios años se viene escuchando eso de "este año sí" con respecto a los móviles Linux, aunque finalmente parece que nunca llega la hora y los pocos dispositivos compatibles terminan en un cajón.

Ahora, con la crisis abierta entre Estados Unidos, Google y Huawei, la situación podría cambiar...o no. La realidad es que la compañía china está desarrollando su propio sistema operativo, un movimiento que puede abrir la puerta a un nuevo mercado y tipo de usuario.

Cuando llegue, es posible que de repente la situación sea totalmente distinta, con tres sistemas compitiendo de forma decidida con millones de usuarios, reduciendo así las lógicas reticencias a probar algo nuevo.

Pine64, una compañía que probará suerte

En esta división podrían colarse algunos móviles basados en Linux, como por ejemplo el PinePhone que ya está en desarrollo o incluso algún dispositivo con SailfishOS, un sistema operativo Open Source alternativo a Android que lleva ya varios años disponible y que no termina de arrancar en cuanto a usuarios.

Este móvil viene de parte de Pine64, una compañía conocida por los Pinebook, portátiles Linux que puedes comprar ya y que han alcanzado cierta repercusión.

Dicho PinePhone es una primera aproximación a los móviles Linux modernos. En teoría podría llegar en 2019 o 2020 y ya hay disponibles algunos kits de desarrollo.

Si no usas Windows, ¿por qué pagar por él? Estos portátiles sin SO de Amazon son más baratos

Lo cierto es que sus especificaciones no son demasiado prometedoras, pero siempre es buena noticia que más compañías se animen a probar cosas nuevas.

Con 2 GB de memoria RAM, 16 GB de memoria RAM y un procesador aún por determinar, no es un smartphone demasiado potente, aunque en teoría costará 149$, low cost.

Quizás sea esta la línea en la que se deben mover los smartphone con Linux: precios bajos y especificaciones más o menos modestas. Con los países en vías de desarrollo como principal mercado sí tendrían opciones de alcanzar una cuota más o menos reseñable, aunque fácil no será.

Triunfar donde otros fracasaron

Jolla Phone

Aunque hace ya varios años que no se lanza ningún nuevo móvil con Linux, durante un tiempo varias compañías lo intentaron. Una de ellas fue Ubuntu -o más bien Canonical- que puso en marcha un proyecto para producir el que sería llamado Ubuntu Phone, móvil que finalmente nunca llegó.

Quizás la mejor experiencia en el sector fue la de Jolla, un móvil con Sailfish OS y núcleo de Linux, como Android. Llegó en 2013 y pasó sin pena ni gloria por el mercado, algo que habla a las claras de la escasa demanda que había entonces de este tipo de móviles.

Jolla es una compañía privada estadounidense que además de este smartphone también desarrolla Sailfish OS, el sistema operativo que a día de hoy se mantiene al margen del circuito Android y sobrevive, que ya es mucho decir.

En su propia página web puedes ver los móviles que llegaron con Sailfish y que fracasaron, todos.

Linux, un sistema operativo con un público reducido

Linux Mint

Aunque haya crisis entre Estados Unidos y Huawei, incluso con otras empresas como ZTE, no hay que engañarse: Linux es un sistema operativo que lleva muchos años con nosotros y que no termina de arrancar en PC de escritorio, aunque sí en dispositivos conectados.

Muchas cosas funcionan con Linux y no lo sabemos, pero en lo que respecta a los usuarios, sigue siendo un público muy minoritario. Por ahora nada indica que las cosas vayan a cambiar en telefonía, aunque en un escenario de incertidumbre hay más opciones de que alternativas como SailfishOS triunfen.

En resumidas cuentas: sí, la crisis en Android es una oportunidad, aunque eso no significa que Linux esté bien posicionado para aprovecharla.

En realidad, Linux ya está en todas partes

Sailfish OS

Como ya hemos dicho, hay muchas cosas que en cierto modo funcionan con Linux y no nos damos cuenta. Una de ellas es Android, que equipa el kernel de Linux en su interior en todas las versiones disponibles.

Por lo tanto, Linux como proyecto ya ha triunfado, aunque no tanto como sistema operativo. 

Al ser Open Source, habrá desarrolladores que siempre tengan incentivos para seguir probando suerte, y se agradece.