Skip to main content

Disney recurre a drones autónomos para el mantenimiento de los parques

04/10/2018 - 10:30

La factoría Disney vuelve a sorprender por su innovación tecnológica destinada a sus famosos parques. Ha presentado un dron autónomo capaz que rocíar pintura; todo sugiere que está destinado a tareas de mantenimiento y que podríamos verlo pronto sobrevolando los parques y pintando alguna atracción. 

Mantener en buen estado la multitud de atracciones de los parques Disney y preservar la magia de cada detalle, implica mucho trabajo y en más de una ocasión cerrar las atracciones al público para instalar los andamios necesarios para que los operarios lleguen a las partes más altas. Con el uso de drones ese mantenimiento se simplifica. 

PaintCopter es el nombre que le han otorgado a este nuevo empleado del imperio de Walt Disney. Se trata de un DJI Matrice 100 modificado que va conectado a una fuente en el suelo que le proporciona energía; han descartado el uso de baterías para poder realizar los trabajos de mayor duración sin peligro de que se acabe la batería. 

Los mejores drones con cámara que puedes comprar en 2018

A su vez, otro cable transmite la pintura hasta la boquilla de spray que maneja el dron, que de forma automática puede reproducir las imágenes y dibujos que le proporcionen; así, como se puede ver al final del vídeo, puede grafitear la silueta del Oso y el Madroño, representativa de la Comunidad de Madrid en una pared. 

La calidad de dibujo aún debe perfeccionar bastante hasta que los responsables del parque puedan confiar a este dron el mantenimiento de las torres del castillo. Un ejemplo más de la capacidad de la tecnología dron para revolucionar diversas industrias y facilitar el trabajo de los empleados. 

Otras tecnologías para avivar la magia

Este dron pintor se suma a otros robots o dispositivos curiosos que pronto inundarán los parques de atracciones de la compañía, que parece muy interesada en sacar el máximo partido a la innovación tecnológica. Hemos llegado a ver un robot acróbata realmente espectacular que podría sustituir a los actores de doblaje en escenas de acción muy peligrosas y cuyos saltos por los aires dejaran a los visitantes boquiabiertos. 

Otra novedad serán las atracciones de realidad virtual. Los más veteranos recordaran aquellas atracciones de los años 90 en las que Disney recurría al cine en 3D y asientos con movimientos y distintos dispositivos para sumergir al espectador en una experiencia más realista. Básicamente consistía en unos muelles debajo de las butacas que reproducían el movimiento de animales por el suelo y hacían saltar al público.

La reinvención de esa tecnología es la realidad virtual y un curioso chaleco desarrollado en colaboración con el MIT. La realidad háptica o del tacto, permite sentir lo que vemos y oímos con las gafas y auriculares de realidad virtual, como por ejemplo, imitar la sensación de serpientes deslizándose sobre el cuerpo, gracias a las bolsas de aire que se inflan y desinflan simulando la presión de un golpe en el hombro o las vibraciones del cuerpo al encender una moto. 

Ver ahora: