Skip to main content

Ante la guerra comercial de EEUU, Oppo fabricará sus propios procesadores con ayuda de OnePlus y realme

Fotos del diseño del Oppo RX17 Pro

19/02/2020 - 12:30

Las marcas de móviles no son responsables de la fabricación de todos los componentes que forman parte de sus smartphones. Muchos de esos elementos son de fabricantes ajenos a la marca que les venden sus productos para poder construir el terminal. Esto es lo que sucede con los procesadores que, salvo marcas como Samsung y Huawei que fabrican los suyos propios, suelen ser de Qualcomm e Intel. 

Realme, Xiaomi, OnePlus, Oppo, son algunas de las compañías que confían principalmente en Qualcomm para equipar sus teléfonos con los procesadores Snapdragon. Sin embargo, Oppo parece estar pensando en desmarcarse de esta tendencia. La marca china quiere fabricar sus propios chips, como hacen Samsung y Huawei, aunque esto no significa que vayan a dejar de colaborar con otros fabricantes por completo. 

La noticia se ha conocido por CNBeta, donde aseguran que Oppo habría contratado a un ex director técnico de Qualcomm para empezar a fabricar sus propios procesadores. También contaría con la ayuda de OnePlus y realme para llevar a cabo el plan. 

El proyecto estaría en su fase inicial y según los informes, se le habría bautizado con el apodo de "Proyecto Mariana". La colaboración entre esta compañía con OnePlus y realme da a entender que en los próximos años los teléfonos de estas tres marcas podrían equipar los mismos procesadores y así, dejar de depender de la compra de chips de terceros. 

Este parece ser el principal objetivo del proyecto, liberar a estas marcas de la dependencia que sufren ahora mismo de fabricantes como Qualcomm. No es que las relaciones con esta compañía sean malas, pero es una multinacional estadounidense y la actual política del Gobierno de este país, despierta algo de inseguridad en las empresas chinas. 

Ninguna de estas tres marcas quiere verse en la misma situación por la que está pasando Huawei que durante este último año ha visto canceladas sus relaciones con Google, Qualcomm y una larga lista de empresas que se han visto obligadas a cumplir el veto impuesto por el Gobierno de Donald Trump

De momento, esta guerra comercial entre Estados Unidos y China solo a tocado de manera directa a Huawei y ZTE, pero nada impide que en el futuro Trump elija un nuevo objetivo y también imponga un veto comercial a Oppo o realme, por ejemplo. Ante esa posibilidad, sería una buena maniobra contar con una alternativa fuerte si se ven obligados a renunciar a los procesadores de Qualcomm. 

Para ello, Oppo podría gastar 7 mil millones de dólares en investigación y desarrollo en los próximos tres años, un esfuerzo que ya había anunciado con anterioridad.