Skip to main content

EE.UU. realizará una gran inversión para fabricar semiconductores y no depender de otros países

joe biden

Depositphotos

09/06/2021 - 09:00

Estados Unidos no quiere que la crisis de semiconductores siga afectando a su industria y realizará una gran inversión con la intención de superarla.

La situación fue eclipsada en principio por la pandemia del coronavirus, pero según ha ido alargándose y afectando a fabricantes de distintos sectores ha aumentado la preocupación por la falta de semiconductores. Esta escasez se vive en el sector de la tecnología, pero también en el del automóvil y parece complicado que se resuelva en un futuro cercano.

Ya hablamos anteriormente sobre el futuro lleno de incógnitas al que se enfrenta el sector tecnológico por la alta demanda de componentes y la falta de chips. Pero ante la situación que existe en todo el planeta, en Estados Unidos quieren invertir en su fabricación para superar la crisis y no depender de terceros.

El Senado de los Estados Unidos ha aprobado el proyecto para la Ley de Innovación y Competencia y, entre otras medidas, va a inyectar grandes cantidades de dinero en distintas áreas con el objetivo de ganar fuerza tecnológica y seguir mirando de igual a igual a China y otros países asiáticos.

Según lo aprobado por el Senado, se destinarán 52.000 millones de dólares a la fabricación de semiconductores con la intención de solventar cuanto antes la crisis y no depender de compañías extranjeras que estarán más preocupadas en un primer momento de abastecer a empresas de sus propias países.

Pero esta no será la única inyección de dinero, la National Science Fundation recibirá un aumento del 30 % en su financiación para promover la investigación en campos tecnológicos emergentes, según informa The Verge.

El senador Chuck Schumer resumió estos movimientos en una frase que parece indicar la intención final: "Quien gane la carrera hacia las tecnologías del futuro será el líder económico mundial". Y para lograrlo es necesario ser un país autónomo en lo posible. En 2017 Samsung se coronó como el mayor fabricante de semiconductores, y también fue de los primeros en avisar sobre lo que ocurría, pero Estados Unidos quiere liderar este sector.

Aunque este proyecto de ley no ha estado lejos de debates sobre a qué empresas ayudar, cómo auditar la financiación y otros temas políticos, desde todos los frentes se ha visto la necesidad de apoyar con dinero público a un sector que no puede permitirse seguir ralentizándose, menos todavía en un contexto que incluye al coronavirus y una guerra comercial con China.