Logo Computerhoy.com

Elon Musk no se diferencia tanto de Steve Jobs, al menos a la hora de despedir empleados

Redes sociales
Elon Musk y Steve Jobs

Estos días la actualidad informativa está siendo monopolizada por Elon Musk y no es para menos. El CEO de SpaceX, Tesla y Twitter está tomando medidas muy controvertidas sobre la red social que acaba de comprar. Entre ellas, despedir a miles de trabajadores.

Elon Musk está en boca de todos. Desde que se hizo con la dirección de Twitter, el hombre más rico del mundo no ha parado de tuitear futuras acciones y de llevar a acabo algunas que son realmente crueles para los empleados de la compañía.

Empezó hablando de cobrar la verificación, un símbolo para la red social que permite autentificar a los usuarios reales de los plagios, luego que si iba a permitir la total libertad de expresión, permitiendo a Donald Trump volver y, por último, despidiendo a más de 3.000 trabajadores de la noche a la mañana.

Pero esta no es la primera vez que en el mundo de la tecnología hay un despido cruel y masivo por parte de empresas que ganan miles de millones al año. El CEO de Tesla y SpaceX no ha hecho nada que no hiciese en su momento Steve Jobs.

En muchos sentidos, la complicada historia de Elon Musk con Twitter nos hace viajar a los años 90, cuando otro gigante tecnológico también tomó una medida extrema al despedir a sus empleados. Por desgracia, la historia se repite.

Cuando Apple tuvo que hacer un Twitter en los 90

Según informa David Heinemeier Hansson, cuando Apple estaba en una situación muy mala a nivel económico en 1997, Steve Jobs volvió a la compañía tras unos años de destierro.

Apple adquirió entonces la empresa en el exilio de Jobs, NeXT Software, en febrero de ese año.  Jobs se convirtió en asesor del entonces consejero delegado de Apple, Gil Amelio, en el comité ejecutivo. Al mes siguiente, Apple decidió despedir a 4.100 empleados tras archivar masivamente proyectos de software y hardware.

Por aquel entonces, Apple declaró que quería reducir los costes operativos en 500 millones de dólares anuales y preveía un aumento de los márgenes brutos para el cuarto trimestre de su año fiscal 1997.

Elon Musk

Cuando Steve Jobs tomó las riendas de Apple en 1997, los ejecutivos recibieron un trato similar al del exdirector general de Twitter, Parag Agrawal, y sus colegas la semana pasada: se les mostró la puerta.

No se puede anticipar que Twitter corra la misma suerte que Apple, pero el sentido de la urgencia, el enfoque en el cliente y la voluntad de tomar decisiones rápidas a pesar de que algunas de ellas serán erróneas los hace similares. Elon Musk tiene un caramelo envenenado. Esto no es Tesla ni SpaceX.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además