Skip to main content

Elon Musk quiere trabajar con la NASA para volver a la Luna en 2024

Imagen de un cohete saliendo al espacio y una fábrica de SpaceX en primer plano.

Íñigo Palacio

18/08/2021 - 07:30

Los nuevos trajes espaciales de la NASA, necesarios para un aterrizar en la Luna en 2024, no estarán listos hasta 2025. Elon Musk ha ofrecido la ayuda de SpaceX "si fuera necesario".

En medio de los problemas presupuestarios y técnicos de la NASA para sus nuevos trajes espaciales, Elon Musk ha ofrecido la ayuda de SpaceX.

El millonario ha dicho este martes que su compañía "podría hacerlo si fuera necesario" en un tuit, recogido por CNBC.

El comentario de Musk respondía a declaraciones del inspector general de la NASA. El alto funcionario estadounidense ha alertado de que los trajes de astronauta, necesarios para aterrizar en la Luna programado en 2024, no solo no estarán listos a tiempo, sino que además serán más caro de lo presupuestado.

Sin embargo, SpaceX aún no ha desarrollado trajes espaciales diseñados para el vacío del Espacio, únicamente para entornos de gravedad cero dentro de una nave, donde los niveles oxígeno también pueden fluctuar.

SpaceX y muchas otras empresas se han lanzado a la carrera espacial en los últimos años, prometiendo vuelos más baratos gracias a los cohetes reutilizables, entre otros avances y eficiencias. Musk ha manifestado su descontento con la burocracia gubernamental y los trámites administrativos.

Hasta ahora, la entrada de capital parece estar a favor de la NASA. La compañía Blue Origin, propiedad de Jeff Bezos, protestó tras perder el pasado mes de abril una oferta para el programa de Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, por sus siglas en inglés), calificando el hecho de "injusto". También ofreció renunciar a 1.700 millones de euros en pagos para que el programa "vuelva a estar en marcha".

Mientras tanto, SpaceX ha ahorrado a la NASA cientos de millones de euros al permitir a la agencia de exploración espacial estadounidense usar su cohete Falcon Heavy para el lanzamiento de una sonda a una de las lunas de Júpiter a principios de año, según informó Quartz. El coste total de la misión era de unos 152 millones de euros, alrededor de un 75% menos que el precio de hace unos pocos años.

"Tener esa capacidad de lanzamiento a ese precio supone un gran ahorro, en particular para la parte científica de la NASA, que no dispone de los megapresupuestos que tienen los vuelos espaciales tripulados", dijo a Quartz Casey Dreier, analista de política espacial de la Planetary Society. "Ver otras misiones futuras de la NASA capaces de aprovechar la capacidad de elevación del Heavy a ese precio abre una cantidad significativa de acceso al espacio".

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Íñigo Palacio.

Y además