Skip to main content

Embotellar la energía del Sol para hacer baterías, el nuevo reto del MIT

Instalación de paneles solares

07/11/2018 - 07:47

La tecnología avanza a pasos agigantados. Cada vez tenemos procesadores y chips más potentes, pero hay algo que no evoluciona al mismo ritmo, las baterías. Sí, tenemos móviles con baterías que duran más, pero el único modo de hacerlas es mediante ampliar la capacidad de las mismas y creando procesadores más eficientes que consuman menos. La cosa podría cambiar si consiguen embotellar la energía del Sol.

Ese es el objetivo de un grupo de investigadores del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, que lleva años intentando descubrir cómo ''capturar'' la energía solar para crear una batería recargable con ella. En enero de este año publicaron un modo de hacerlo y, ahora, el equipo liderado por el doctor Dhandapani Venkataraman parece que ha dado pasos en la dirección correcta.

Jeffrey Grossman es otro de los investigadores que está desarrollando un programa dentro del MIT para crear una fuente de energía solar, como puede ser los combustibles fósiles o el gas natural, reutilizable, potente y efectiva. Además, al contrario de algunas de las anteriores, esta energía sería totalmente limpia, por lo que no se emitiría dióxido de carbono a la atmósfera.

''Un combustible térmico solar es como una batería recargable, pero en lugar de electricidad, se pone la luz solar ahí dentro''. Esa es la idea del doctor Grossman, y parece bastante factible. De hecho, en el tejado del edificio de física de la Universidad de Tecnología de Chalmers, en Gotemburgo, ya hay un prototipo de ''pila'' solar. Consiste en una bomba que hace circular el fluido a través de tubos transparentes. Ahí entra en juego la luz ultravioleta, que ''excita'' las moléculas del fluido y las ''energiza''.

Cuando el fluido se ''carga'', la energía solar se mantiene incluso al enfriarse, pudiendo ser liberada cuando se necesite. De momento, este sistema parece viable para almacenamiento de agua, una evolución de las bombas de almacenamiento solar que tenemos actualmente, pero sin perder el calor una vez se enfrían.

El siguiente paso es condensar esa energía en una batería con un tamaño más pequeño, aunque eso implica dificultades implícitas en el método de ''recarga'' que ahora mismo existe para estas baterías solares. Habrá que seguir esperando al grafeno...

Ver ahora: