Skip to main content

Errores comunes que pueden hacer que tu conexión WiFi sea mucho más lenta

Router

05/06/2020 - 10:28

Si has notado que tu red WiFi va muy lenta, puede haber varios factores que estén causando este fallo. Te ayudamos a detectarlo y encontrar una solución sencilla y económica.

Encerrados en casa durante varios meses, muchos usuarios se han dado cuenta que su conexión WiFi no es tan buena como pensaban. Han pasado de estar unas horas al día en casa usando unos pocos dispositivos a estar todo el día y cada miembro de la familia exprimiendo esta red de conexión inalámbrica

Este cambio tan brusco de hábitos ha pasado factura a los routers. Muchos se han encontrado que su conexión va demasiado lenta y no terminan de saber porqué o cómo solucionarla. A continuación te damos una series de pautas para que detectes aquellos errores que pueden estar estrangulando tu WiFi

Antes que nada, deberías comprobar la antigüedad de tu router. Aunque tenga más de tres años, puede seguir funcionando perfectamente, el problema es que la carga de trabajo que tiene ahora no es la misma que cuando lo compraste. Un miembro de la familia viendo vídeos en streaming, otro jugando a un videojuego en otra habitación y tu teletrabajando y a esto le tenemos que sumar dispositivos conectados como bombillas, cámaras de seguridad, tablets y teléfonos, etc.

Demasiados usuarios

Como decíamos antes, ahora estamos más tiempo en casa y, a menos que vivas sólo, lo normal es que todos los miembros de la familia estén haciendo uso de uno o dos dispositivos conectados al mismo tiempo. 

Toda esa cantidad de dispositivos consume de manera inevitable el ancho de banda y hace que el WiFi pueda ir lento. Para solucionarlo, primero debemos comprobar cuántos dispositivos están conectados y si alguno no pertenece a nuestro hogar. Después podemos hacer uso de la configuración y "Calidad del servicio" para desconectar y gestionar la cantidad de rendimiento del que hace uso cada dispositivo. 

Alcance de la red inalámbrica

Puede que ya lo sepas, pero aún así es importante recordarlo. Los routers cuentan con una señal de 2.4Ghz (a menudo denominada b / g / n)  y otra 5Ghz (ac). Se usan estas dos redes porque la segunda es más rápida, pero la primera llega más lejos y atraviesa mejor las paredes. 

Si el problema de WiFi se produce en una habitación lejos del router con muchos objetos de por medio, como paredes, armarios o estanterías, este puede ser el problema, la señal se pierde por el camino. 

Para solucionarlo, primero te recomendamos que realices un mapa del WiFi de tu casa y veas donde están los puntos más débiles para reforzarlos con repetidores o extensiones powerline. Dispositivos que ayudan a mantener fuerte la red WiFi por cada rincón y que suelen ser tan sencillos como conectarlos a un enchufe y controlar toda la red desde una aplicación en el móvil. 

Esta primera solución sirve principalmente si vivimos en un piso pequeño y tenemos pocos puntos débiles. Sin embargo, si son muchos los puntos débiles y nuestra casa es más grande, la solución puede ser crear una red de WiFi Mesh, podrás ir cambiando de estancia y mantenerte conectado a la misma red de forma continua. Esto no ocurre con los repetidores de señal o PLCs, ya que son más aparatosos.

Tu canal de WiFi está muy congestionado

Si vives en un bloque de pisos o en una zona urbana con muchos vecinos, otro problema con el que te puedes encontrar es que todos estéis usando el mismo ancho de banda. Muchos usuarios optan por cambiar el número de canal para buscar uno que esté más libre. 

De todas formas, los routers más modernos son lo suficientemente inteligentes como para buscar ellos solos cuál es el canal que mejor rendimiento les permite. 

Dispositivos corruptos

WiFi

Este es un problema menos común, pero puede ser el origen de tu WiFi lento. Si tienes conectado un móvil, altavoz, bombilla o cualquier otra cosa cuyo software tiene un problema, este dispositivo puede que esté más canales de los que debería y está debilitando al router. 

La solución es sencilla, revisa los dispositivos que tienes conectados y si tu router lo permite, observa cuál consume más. Sino puedes ir apagando cada producto hasta que veas que el WiFi vuelve a revivir, ahí estará el fallo. 

En resumen, la antigüedad del router, el número de productos utilizando el WiFi a al vez, que el router esté en un rincón entre paredes en vez de en el centro de la casa y en una espacio amplio o que tu casa sea demasiado grande, suelen ser los principales errores que terminan por matar la conexión de casa y que debes vigilar para cuidar de tu red WiFi tan imprescindible en nuestras vidas hoy en día.