Skip to main content

Estos robots Cheetah retozando en el campo nos reconfortan e inquietan al mismo tiempo

Robots Cheetah

10/11/2019 - 18:49

La imagen de nueve robots con forma de perro que saltan, se persiguen, retozan entre las hojas otoñales, se empujan e incluso juegan a la pelota, nos produce sensaciones contradictorias. Es, al mismo tiempo, adorable y aterrador. Una inquietante visión de un futuro en el que los animales podrían ser sustituidos por robots... o quizá también las personas... Conspiraciones paranoicas aparte, lo que tenemos aquí es un divertido vídeo que nos permite ver cómo evolucionan los robots del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El laboratorio de biomimética del MIT ha sacado a pasear al campo a sus nueve robots mini Cheetah, que se lo han pasado en grande jugando y haciendo deporte como una manada de cachorros hiperactivos.

En este vídeo puedes ver cómo se empujan unos a otros hasta acabar en el suelo, se persiguen, hacen piruetas, juegan al fútbol, y practican diferentes ejercicios:

El vídeo proyecta la ilusión de que estos robots mini Cheetah tienen inteligencia. En parte es así, pero la realidad es que, tal como se puede ver en las propias imágenes, son manejados por control remoto por sus dueños humanos.

Así que en este sentido aún no son tan avanzados como los robots autónomos de Boston Dynamics. Pero el MIT también está trabajando en versiones autónomas que ya tiene muy avanzadas.

Para sacarles de paseo han preferido la versión no autónoma manejada por control remoto. Quizá para demostrarnos que los humanos aún tenemos el control... por ahora...

via GIPHY

Los robots mini Cheetah llevan varios años de desarrollo. Pesan 9 Kilos y pueden avanzar a una velocidad de 2,5 metros por segundo. Y son bastante ágiles. Como se ve en el vídeo andan, corren, se tumban, dan volteretas en el aire, y cuando se caen son capaces de ponerse de pie por su cuenta, en apenas un par de segundos.

Listen to "Episodio #14: Boston Dynamics - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" on Spreaker.

Están diseñados de forma robusta para soportar golpes y caídas. También tienen un diseño modular: si se rompen un pata se puede sustituir por otra de forma sencilla, al estilo de las piezas de Lego.

De momento se usan en labores de topografía de terreno, pero el MIT está trabajando para convertirlos en repartidores de paquetes y robots de vigilancia.