Skip to main content

Euphonia, el primer robot parlante, ya hablaba con la gente en 1845

Euphonia

Wikimedia

04/07/2021 - 07:00

Los robots comienzan a formar parte de nuestra vida cotidiana, pero es un sueño que la Humanidad lleva soñando desde hace varios siglos.

Queda muy poco para que los robots andantes y parlantes, se integren en nuestras vidas. En parte ya están aquí: usamos a diario los robots aspirador o los altavoces inteligentes y móviles que hablan con nosotros.

Pero lo que mucha gente está esperando son los robots antropomórficos, que imitan la morfología de una persona o animal. Ya se puede comprar un perro robot que nos lleva la compra o nos acompaña a hacer running por poco más de 2.000 euros.

Aunque suene extraño los robots no son una tecnología reciente. Ya existían en el siglo XIX, pero eran completamente distintos a cómo son ahora.

En 1845, tras 25 años de desarrollo, el inventor autríaco Joseph Faber presentó el primer robot parlante que se conoce. En realidad había otros, pero no eran tan realistas.

Se llamaba La Fabulosa Máquina Parlante, aunque más tarde se la bautizó con el nombre de Euphonia, mucho más sugerente y misterioso.

Euphonia era un mecanismo de habla cubierto con la careta de una mujer. En algunas representaciones se colocaba un vestido bajo la careta, para aumentar el realismo:

Euphonia

Wikimedia

Se sabe que a veces Joseph Faber usaba una careta masculina, disfrazada con un traje otomano.

Al contrario que los sistema de habla actuales, que usan ordenadores e inteligencia artificial, Euphonia era un robot completamente mecánico que intentaba simular el funcionamiento físico del habla humana.

El rostro tenía mandíbulas, boca, lengua y faringe que se movían de forma independiente. Las cuerdas vocales se simulaban con un fuelle y un piano especial de 17 teclas. Cada una producía un tipo de vibración diferente, y había otra que simulaba la apertura de la glotis.

Un operario había aprendido qué teclas tenía que tocar para pronunciar cada letra del abecedario. Cuando quería que el robot pronunciase una palabra, iba simulando las letras una una, emitiendo la vibración a través del aire, con ayuda del fuelle.

Euphonia aspiraba el aire y mediante el movimiento combinado de la mandíbula, la lengua y la boca, pronunciaba la palabra. Era capaz de hablar en inglés, francés y alemán, e incluso cambiar el acento colocando un tubo en su nariz.

Euphonia participó en exhibiciones en Filadelfia y Londres. Algunos científicos que presenciaron su actuación, como Joseph Henry, el precursor del telégrafo, quedaron maravillados por su funcionamiento, y certificaron que no era un fraude.

Por desgracia no podemos saber cómo hablaba Euphonia, porque no hay grabaciones, y el robot se perdió cuando murió su inventor, alrededor de 1860.

Pero este primer robot parlante dejó huella. En 2019 Google presentó Proyecto Euphonia, una tecnología para ayudar a hablar a las personas con problemas de vocalización.

150 años después, el bueno de Joseph Faber seguro que quedaría maravillado oyendo hablar a Alexa o al Asistente de Google...

Y además