Skip to main content

Europa busca la conquista del grafeno: estos son los planes para traerlo al mercado

Grafeno

15/04/2019 - 09:32

Vehículos menos contaminantes, baterías más potentes, redes de comunicación mucho más veloces y avances en la medicina hasta ahora impensables. El desarrollo del grafeno promete la renovación tecnológica de multitud de industrias, pero para llegar a ese objetivo se necesita un plan fuerte de innovación como el que propone la iniciativa europea The Graphene Flagship.

El grafeno lleva considerándose el elemento milagroso durante muchos años, pero ese milagro está tardando mucho en llegar. El principal obstáculo parece ser la dificultad para fabricarlo a gran escala y, a la vez, mantener una buena calidad que cumpla al cien por cien con las propiedades de este material. 

Por suerte, o más bien por el duro trabajo de los científicos, algunas empresas ya han dado con métodos para fabricar grandes cantidades de grafeno de buena calidad. Un punto de inflexión que podría dar impulso a la creación de una gran diversidad de productos mejorados gracias al grafeno como los que propone The Graphene Flagship para los próximos 10 años. 

La inteligencia artificial podría crear procesadores de diamante mucho más potentes

Esta iniciativa europea ha presentado su hoja de ruta que muestra la evolución del grafeno y su entrada en nuestras vidas. Así, la gráfica muestra las primeras aplicaciones que se están realizando actualmente en baterías de grafeno con carga rápida, fotodetectores y biosensores, cuyo desarrollo se extendería más allá del año 2022.

A continuación, entre el 2023 y el 2029 el grafeno llegaría a las células solares, paneles de preovskita flexibles, sistemas de tratamiento del agua, interfaces neurales y dispositivos flexibles como las pantallas de los móviles plegables

Unos 10 años más tarde, esta institución calcula que este material se estará empezando a usar en la administración de medicamentos, redes inalámbricas y celdas de combustible entre otras muchas más. 

The Graphene Flagship

Aunque muchas de estas aplicaciones no nos suenen para nada, en realidad, son la base de muchas industrias que acabarán llevando estas innovaciones a productos que sí consumimos a diario: baterías para los coches eléctricos o para nuestros smartphones; procesadores de grafeno que harán más potentes nuestros ordenadores y demás dispositivos; aviones con recubrimiento de grafeno y así un sin fin de aplicaciones, pues por algo lo llaman el material milagroso. 

El grafeno, es un material más fuerte que el acero, con propiedades de conducción de la electricidad mayores que el cobre y muy flexible y transparente. Por estas razones hace tiempo se le consideró la esperanza del futuro tecnológico. Aunque, por el momento habrá que ser pacientes y observar con detenimiento cómo evoluciona su desarrollo y aplicación industrial en los próximos años. 

Ver ahora: