Skip to main content

Europa va a por Valve por el injusto bloqueo geográfico de juegos

Europa va a por Valve

05/04/2019 - 19:47

¿Imaginas que los usuarios de Steam de la provincia de Málaga no pudieran comprar los juegos al mismo precio de oferta que los usuarios de La Rioja? No sería justo ¿verdad?

Con esa misma base de argumentación la Unión Europea ha presentado un pliego de cargos contra Valve Corp, la compañía responsable de la plataforma de videojuegos Stream, y cinco editores más por impedir que los usuarios residentes en un país de la Unión Europea pueda comprar juegos en otros países europeos.

Además de contra Valve Corp, La Comisión europea de la Competencia también ha presentado cargos contra Bandai Namco, Capcom, Focus Home, Koch Media y ZeniMax.

Según Margrethe Vestager, Comisaria europea de Competencia, “[…] En un verdadero mercado único digital, los consumidores europeos deberían tener derecho a comprar y jugar a los videojuegos de su elección, independientemente de dónde vivan en la UE”.

La Comisión de Competencia centra sus acusaciones en los códigos de producto que utilizan los juegos adquiridos en plataformas como Steam, que impiden que los usuarios de otros países puedan activarlos.

Es decir que, si compras un juego en la tienda de Steam en España, solo podrás jugar a él si te encuentras en España, pero no si lo activas con una cuenta asociada a la tienda de Alemania o Francia.

Además, la Unión Europea hace extensivas sus acusaciones previas a Bandai Namco, Capcom, Focus Home, Koch Media y ZeniMax por pactar restricciones en la exportación de determinados títulos que solo podrían adquirirse en determinados países de la UE como Polonia, Letonia, Lituania, Estonia, Hungría, Rumania, Eslovaquia y la República Checa.

Ya puedes jugar a juegos de Windows en Linux a través de Steam Play

Si finalmente se demuestran estas prácticas de bloqueo por geolocalización en los juegos, las cuantías de las sanciones podrían llegar hasta el 10% de los ingresos globales anuales. Algo a lo que ya han tenido que hacer frente otras compañías como Google o Facebook, con multas millonarias por llevar a cabo prácticas que atentan contra los intereses de los ciudadanos europeos.

Los reguladores antimonopolio de la UE abrieron su investigación en febrero de 2017 basándose en las normas de la UE que prohíben las restricciones de base geográfica que socavan las compras en línea y las ventas transfronterizas entre países miembros.

Ahora le llega el turno a Valve y el resto de empresas acusadas, que podrán presentar sus alegaciones para intentar justificar esas medidas o evitar, en la medida de lo posible, las sanciones que le imponga el organismo regulador europeo.