Skip to main content

Un fallo en el entrenamiento del traductor de Google genera extrañas profecías religiosas

Traductor de Google

23/07/2018 - 14:51

Los ingenieros Google nos tienen acostumbrados a ocurrencias graciosas ocultas en sus servicios, y no es la primera vez que, al introducir una determinada frase en el traductor de Google, el resultado traducido no es el esperado.

En esta ocasión el resultado es algo más escabroso ya que, introduciendo determinadas cadenas de palabras repetidas y traduciéndolas a un determinado idioma, la Inteligencia Artificial de Google responde con una inquietante profecía religiosa que augura el juicio final y el retorno de Jesús.

Puedes comprobarlo accediendo al Traductor de Google, selecciona el idioma Maorí y escribe 19 veces la palabra “Dog”. Después, traduce el texto a inglés y el resultado es una profecía religiosa ciertamente inquietante.

traductor de Google

Este no es la única traducción profética que nos podemos encontrar al introducir textos en el servicio de Google. Si utilizas el somalí como idioma de origen y el inglés como idioma de destino, y vas repitiendo la palabra “ag”, la Inteligencia Artificial de Google va añadiendo pasajes sobre los “Hijos de Gershon”, el “Nombre del señor” y otras referencias bíblicas del Deuteronomio.

Desde el medio Motherboard han preguntado a Justin Burr, portavoz de Google, sobre el origen de estas intrigantes profecías. La respuesta parece estar en un fallo en el entrenamiento de la Inteligencia Artificial del traductor de Google.

Según el portavoz de Google, “Es una cuestión muy sencilla, se trata de una función aleatoria que, al introducir palabras sin sentido, genera frases aleatorias sin sentido”.

Otra de las posibles explicaciones es que durante el entrenamiento de la Inteligencia Artificial se usaran textos bíblicos en la traducción de lenguas minoritarias, como el Maorí o el Somalí, ya que la biblia es uno de los escasos libros con traducción a casi todos los idiomas que se hablan en el planeta.

El sistema de traducción de Google utiliza un sistema de traducción neural que aprende analizando textos en diferentes idiomas y comparándolos para crear un patrón en los modelos de traducción, pero cuando se generan cadenas de texto sin sentido, la máquina simplemente “divaga” y puede dar lugar a estas premoniciones y acertijos bíblicos.