Skip to main content

Un fallo de seguridad ha dejado expuestas millones de fotografías privadas utilizadas en reconocimiento facial

Reconocimiento facial

Getty Images

27/02/2020 - 11:22

Clearview AI ha confirmado que un intruso tuvo acceso a su amplia base de datos de clientes. Entre ellos se encuentran importantes agencias policiales que utilizan los recursos de Clearview AI para identificar criminales. 

La propia compañía ha reconocido que su base de datos se había visto comprometida. Un fallo de seguridad permitió que un desconocido accediera a toda la información de sus contactos. Aún así, desde Clearview AI aseguran que los servicios no se han visto comprometidos y que la vulnerabilidad se corrigió de inmediato. 

Según indican en The Daily Beast, antes del ataque la compañía había eliminado 3 mil millones de imágenes de Facebook, YouTube y otras redes de Internet. Guardar estas fotos en su base de datos infringía la política de Facebook. A pesar de este tipo de infracciones en la privacidad de las personas, el trabajo de Clearview AI ayuda en muchas investigaciones. 

The New York Times ha publicado más de un reportaje al respecto en el que se indican los beneficios que han supuesto este tipo de servicios para las fuerzas policiales o agencias como el FBI. Desde estas instituciones se han utilizado las herramientas para identificar a niños que eran víctimas de abuso sexual. Incluso, fuentes policiales han llegado a calificar a Clearview AI como "el mayor avance en la última década" para la investigación de crímenes. 

En la notificación que ha distribuido la compañía entre sus clientes, no se describe esta violación de la seguridad como un hackeo. No obstante, desde el sector de la ciberseguridad se considera un caso preocupantes. "Si eres una agencia que aplica la ley, es un gran problema, porque dependes de que Clearview AI, como proveedor de servicios, tenga una buena seguridad, y no lo parece", ha dicho David Forscey, director gerente del grupo Aspen Cybersecurity Group.

Este fallo podría suponer un golpe a favor de los sectores defensores de la privacidad que critican este tipo de tácticas de investigación y empresas, frente a las fuerzas del orden que han encontrado una herramienta de gran valor para su trabajo.

La tecnología de reconocimiento facial que utiliza Clearview AI compara fotos de personas, posibles víctimas o agresores, entre una inmensa base de datos que en ciertos casos se consigue de internet o de las cámaras que vigilan las calles. No sólo nos enfrentamos a un fallo de la tecnología, sino también a una posible brecha de seguridad que permita robar todos esos datos privados.